Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 03:45

Lluvias afectan provisión de gas; Gobierno dispone de Bs 64 millones para desastres

Foto de inundaciones pasadas en el Chapare.Archivo
Foto de inundaciones pasadas en el Chapare. ARCHIVO
Lluvias afectan provisión de gas; Gobierno dispone de Bs 64 millones para desastres

Las lluvias causan desastres en el país como el de ayer por el deslizamiento de un talud en el Trópico de Cochabamba, que causó la rotura del gasoducto Carrasco-Cochabamba y afectó la provisión de gas a varios departamentos, en particular para el sector industrial.

El Gobierno dispuso de Bs 64.378.714 para la atención de emergencias producto de los eventos climáticos en el país, a través del Consejo Nacional de Reducción de Riesgos y Atención de Desastres (Conarade).

El viceministro de Defensa Civil, Juan Carlos Calvimontes, explicó que el monto asignado para los desastres está contemplado en el Plan Nacional de Emergencias 2021 que fue aprobado en la primera reunión que agrupa a los ministerios de Defensa, Planificación del Desarrollo, Medio Ambiente y Agua, Obras Públicas Servicios y Vivienda, Salud y Desarrollo Rural y Tierras.

Entre tanto, desde Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) informaron que se movilizó personal a la zona del río San Pedrito para la reparación. En el lugar están equipos, maquinaria pesada y personal especializado.

Según el gerente de operaciones de YPFB Transporte S.A., Hugo Canedo, citado en un comunicado, los nuevos deslizamientos generaron mayor longitud de ducto afectado por lo que se deberá reemplazar aproximadamente 70 metros de tubería. 

“Este evento ha generado la restricción de la capacidad de transporte y suministro de Gas Natural a los mercados del Occidente del país, a los departamentos de Cochabamba, Oruro y La Paz”, dice un comunicado anterior. 

Desde el 13 al 16 de enero, las regiones más afectadas son y con alerta roja son el norte del departamento de La Paz, Beni y Cochabamba debido a las lluvias. Con alerta naranja están Tarija, Potosí y Chuquisaca; mientras que Santa Cruz, Pando y Beni se encuentran con alerta amarilla.

El plan está previsto que pueda atender con víveres, alimentos y ambientes donde puedan vivir a unas 95 mil familias que pudieran estar afectadas. La cantidad recabada fue elaborada tomando en cuenta al comportamiento de los 12 últimos años en el país sobre los efectos climáticos.