Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 21 de octubre de 2021
  • Actualizado 07:23

Lluta a Del Castillo: ‘Si yo soy el problema, de una vez deteneme, pero ya no maltrates a los Yungas’

Armin Lluta, dirigente de Adepcoca. Urgente.bo
Armin Lluta, dirigente de Adepcoca. Urgente.bo
Lluta a Del Castillo: ‘Si yo soy el problema, de una vez deteneme, pero ya no maltrates a los Yungas’

El dirigente cocalero Armin Lluta exigió al gobierno "ya no entrometerse" en el conflicto de Adepcoca y, dirigiéndose al ministro Eduardo Del Castillo, desafió a que lo detenga si considera que es un problema.

“Si Armin Lluta es el problema, señor Ministro de Gobierno, pues de una vez deteneme, pero ya no atropelles más a las mujeres, ya no gasifiques, ya no detengas, ya no maltrates a los Yungas. Si quieres a Armin Lluta pues ejecuta la orden de la aprehensión porque yo estoy dispuesto a ir a la cárcel por defender y hacer respetar esta propiedad privada”, manifestó el dirigente.

Lluta tenía control de la sede de Adepcoca en Villa Fátima, hasta que la pasada semana un grupo violento tomó las instalaciones y la Policía intervino entregando las oficinas a la dirigencia de Arnold Alanez, quien cuenta con el reconocimiento del gobierno.  

Desde la semana pasada, cocaleros se movilizan y se enfrentan con la Policía en busca de recuperar su sede.

Lluta aseveró que el movimiento de los cocaleros no es defensa suya, sino por su patrimonio que es Adepcoca. Incluso expresó su intención de poner a disposición su cargo ante una Asamblea.

Sin embargo, dijo que la solución al conflicto no es su renuncia, sino que el gobierno deje de entrometerse y permita que los cocaleros arreglen el conflicto de manera interna.

Aseveró que ahora ya conoce cómo es el modus operandi del gobierno en este tema, puesto que –según dijo- le ofrecieron comprar su conciencia con cargos.

“Me han ofrecido para que sea Viceministro, me han ofrecido que yo voy a ser el futuro diputado de los yungas, por lo tanto yo no  me debo a eso, yo me debo a la base y voy a seguir defendiendo, por más me ofrezcan muchos cargos, no voy a aceptar”, dijo Lluta.

Sin embargo, el dirigente señaló que no puede dormir en esta situación, porque ya recibió amenazas y tiene un hijo de tres años y una esposa embarazada.

Informó que ya puesto en conocimiento los atropellos del gobierno y la Policía ante la Misión de la Alta Comisionada de Derechos Humanos de la ONU.