Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 03 de agosto de 2021
  • Actualizado 17:42

Líder minero deja lección de lucha tras una muerte que oculta violencia

Las investigaciones están obstaculizadas mientras suman las conjeturas sobre las causas que lo llevaron al hospital, donde agonizó por varios días hasta que perdió la vida.
El dirigente minero Orlando Gutiérrez, en su sede sindical.	 APG
El dirigente minero Orlando Gutiérrez, en su sede sindical. APG
Líder minero deja lección de lucha tras una muerte que oculta violencia

Orlando Gutiérrez, el secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB), murió por causas que aún se investigan, en circunstancias confusas, pero que denotan violencia.

El líder minero, a quien proyectaban como el futuro Ministro de Minería en el gabinete del presidente electo Luis Arce, deja una lección de lucha sindical. 

Sus mensajes apuntaban a la necesidad de buscar la paz para precautelar la vida y se rebelaba contra quienes querían manejar a las organizaciones sociales como rebaños. Pedía pensar antes de actuar para evitar las consecuencias y añoraba la unidad del pueblo. 

Su rol fue fundamental en los conflictos anteriores a las elecciones postergadas. Se identificó abiertamente como afín al Movimiento Al Socialismo (MAS), lo que habría provocado su muerte, según denuncias. Otra versión es que gente de su entorno intentó frenar su carrera política y hay un intento de ocultarlo.

Gutiérrez era investigado por los bloqueos de camiones que transportaban oxígeno a las ciudades, antes de las elecciones, en agosto. Al menos 40 personas perdieron la vida entonces.

UN MISTERIO

Para el Gobierno, en base a sus investigaciones, pese al hermetismo de la familia de Gutiérrez, después de las elecciones del 18 de octubre, fue a celebrar el triunfo de su partido y tras haber bebido en exceso fue atacado por un grupo de personas.

Aunque no se precisa el día exacto del hecho, se estima que fue entre el 22 y 23 de octubre y su muerte se dio el 28 del mismo mes.

Desde las organizaciones sociales aseguran que fue un crimen por su preferencia política y exigen justicia. Refieren un atentado político.

También existen versiones de que sufrió un accidente de tránsito (choque) y que sufrió una caída, pero tampoco se confirmaron.

La Defensoría del Pueblo antes del supuesto ataque, denunció que el minero era perseguido por el Gobierno transitorio y desde la FSTMB aseguraron, a través de un comunicado después de que cayó herido que recibió amenazas a través de las redes sociales y responsabilizó a la “derecha fascista”, además de los “pititas” de haber perpetrado el hecho, a través de la contratación de “sicarios”.

Asimismo, la Federación señaló que el ataque se dio como venganza a que bajo su liderazgo se denunció las “atrocidades” que “cometió el Gobierno para destrozar la economía”.

Su abogada Nadesha Guevara dijo que se gestionaba medidas cautelares ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), pero sin éxito.

Un supuesto testigo habló de que quien le provocó la muerte fue el hijo de un dirigente afín al MAS, sin embargo, ante el pedido de que haga pública su denuncia prefirió callar. 

DE LA MINA

Orlando Gutiérrez Luna, de 36 años, fue secretario ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB) y luego dirigió el ente matriz de los mineros desde 2015. 

Nació en Colquiri, en la provincia Inquisivi del departamento de La Paz, donde pasó su infancia y adolescencia, en medio de necesidades económicas. Fue el menor de cuatro hermanos.

Ingresó a trabajar en la mina en 1995, cuando todavía tenía 11 años. Uno de sus sueños era ser militar. Después de salir bachiller intentó seguir esta carrera, pero no tuvo éxito. Volvió a su natal Colquiri donde trabajó como jornalero y después como maestro perforista. Se lo conocía como “tirapiedras”.

A sus 18 años engrosó las listas de los trabajadores regulares de Sinchi Wayra y a sus 23 ingresó a la dirigencia sindical como secretario de Deportes hasta lograr representar a sus compañeros mineros de la región y luego del país. 

Pasó a la política en 2020, cuando postuló al cargo de cuarto senador por el departamento de La Paz, en representación del MAS, pero el Tribunal Supremo Electoral (TSE) observó su candidatura y fue inhabilitado.

UN LÍDER

Tuvo un papel importante junto a diferentes organizaciones sociales antes de las elecciones. Protagonizó movilizaciones en agosto rechazando una nueva postergación de las elecciones para el 18 de octubre. Sus palabras fueron duras, lograron frenar la violencia. 

“Hermanos un buen general no solo llama a la guerra, también llama a la paz para precautelar la vida de su pueblo”, dijo en su discurso.

Gutiérrez creía que la gente debía estar informada y convencida de lo que hacía porque las movilizaciones no se trataban de llevarles como rebaño.

“Hay que pensar en la lógica de cuánto nos llegaría a perjudicar una mala decisión”, reflexionaba.

Su compromiso era con Bolivia y aseguraba que su lucha no era “para ser un peldaño más” de los políticos, sino para mejorar sus condiciones de vida.

“Hay cosas grandes que debemos pensar ahora hermanos, como unificar el pueblo, pero cuando se trata de Bolivia, ahí está el trabajador cooperativista asalariado, juntos para defender a su Bolivia, porque la patria es patria, no se trata de intereses políticos ni personales, tampoco sectoriales o regionales, Bolivia es Bolivia”, decía.

Pero también se caracterizó por defender al instrumento político y advirtió con una convulsión social si había irregularidades en los comicios.

Es recordado como un líder sindical que logró unir al sector minero estatal y privado. Decía que no era masista sino entregado a la clase obrera.

Apuntes

Indagaciones

• La Policía tiene limitaciones en su trabajo porque no se le permitió realizar el levantamiento del cadáver, la autopsia legal y la investigación.

• No se entiende por qué la familia no interpuso una denuncia y se resistió a que se esclarezca el hecho.

• A través de un requerimiento, la Fiscalía solicitó la historia clínica del minero fallecido y los videos de las cámaras de seguridad.

• Un médico que lo atendía se limitó a decir a la Policía que el líder minero tenía un golpe en el lado izquierdo de la cabeza (traumatismo craneal), pero que no revestía peligro, por lo que estaba estable y consciente. 

• La madre de Gutiérrez salió a reclamarle al MAS por el abandono de su hijo. “Mi hijo ha movido cielo y tierra por este partido (MAS), ahora ese partido no hará nada”, reclamó en medio de llanto.

• En el hospital, el día del deceso, la mujer no permitió el ingreso de ningún dirigente y dejó órdenes expresas de impedir que asista al velorio el dirigente de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, reportó Urgente.bo.