Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 07 de mayo de 2021
  • Actualizado 15:27

Ley 348: avanza consenso para cambiar la educación e institucionalizar los cargos

Wendy Pérez, directora del Sepmud, el día de su posesión.  ABI
Wendy Pérez, directora del Sepmud, el día de su posesión. ABI
Ley 348: avanza consenso para cambiar la educación e institucionalizar los cargos

La directora General del Servicio Plurinacional de la Mujer y de la Despatriarcalización, Wendy Pérez, informó, según ABI, que se avizora la modificación de la Ley Integral Para Garantizar a las Mujeres una Vida Libre de Violencia (348) en cuanto a la institucionalización de cargos en entidades que trabajan en la defensa y protección de toda forma de violencia en contra de las mujeres y mejorar la educación para acabar con el sistema patriarcal en la sociedad.

"La propuesta en común de nuestras hermanas es la institucionalización de los servicios en el SLIM y la FELCV porque la queja es que cuando van a denunciar un caso no hay personal institucionalizado, los contratos duran dos o tres meses y cuando van a hacer seguimiento a su caso tienen que presentar una nueva denuncia y ahí ocurre la revictimización", explicó.

Señaló que la otra propuesta recurrente que hicieron las organizaciones sociales, instituciones defensoras de los derechos de las mujeres y personas particulares es mejorar la educación en la familia y en el sistema escolar para prevenir y acabar con el sistema patriarcal que genera violencia, señaló.

Dijo también que trabajan en la sistematización de más de un millar de propuestas para la modificación de la Ley 348 que  llegaron de diferentes sectores de la sociedad. 

La alianza de organizaciones sociales de mujeres por la revolución democrática y cultural publicó ayer un pronunciamiento en el que piden que se mantenga el espíritu que garantiza una vida libre de violencia.

Recordó que uno de los logros de la Ley fue sacar el tema de la violencia de la esfera privada, para que sea reconocida como delito de orden público que concierne a toda la sociedad. En ese sentido, menciona que no se puede retroceder a la norma de la época neoliberal que solo hablaba de violencia intrafamiliar y mantenía los casos entre las cuatro paredes de las casas.

“Si la justicia es lenta, cara, poco efectiva y obliga a las mujeres a pasar un peregrinaje abusivo, la solución debe ser garantizar el acceso a la justicia para las mujeres, proponer reformas al sistema judicial, pero de ninguna forma retornar a la conciliación o a la vía familiar”, añade.