Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 29 de enero de 2022
  • Actualizado 01:02

Fuertes discursos: COB advierte a Santa Cruz, Arce dice que derecha tiembla y Evo pide que no provoquen

La marcha partió del municipio de Caracollo, del departamento de Oruro, la mañana del martes 23 de noviembre. Luego de siete días, cumplió su séptima jornada.
El presidente Luis Arce (i), en compañía de Evo Morales, en la "Marcha por la patria". APG
El presidente Luis Arce (i), en compañía de Evo Morales, en la "Marcha por la patria". APG
Fuertes discursos: COB advierte a Santa Cruz, Arce dice que derecha tiembla y Evo pide que no provoquen

En la clausura de la "Marcha por la patria", movilización que comenzó el lunes pasado desde Caracollo, en apoyo a la gestión gubernamental actual, las entidades afines al Movimiento Al Socialismo (MAS) se enfilaron detrás de un discurso de "defensa" de la "democracia" y, de paso, advirtieron que la medida, próximamente, puede llegar a Santa Cruz.

"Esta marcha se puede trasladar a Santa Cruz, c...", exclamó Juan Carlos Huarachi, de la Central Obrera Boliviana (COB). Además, adelantó que, de ser preciso, tomarán empresas e industrias del oriente mediante la nacionalización.

Ever Rojas, de la Confederación Sindical Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia (CSUTCB), recordó que Luis Arce venció con más del 55% de votos en los comicios de 2020.

"En este día hemos hecho un calentamiento. Hoy nos toca, si es necesario, vamos marchar a Santa Cruz ¡Que metan a la cana a Calvo (el cívico cruceño), a Comcipo (Comité Cívico Potosinista)! Cárcel para golpistas". 

Organizaciones indígenas, campesinas y obreras ingresaron a la sede de Gobierno, lideradas por el mandatario del Estado, Luis Arce; el vicepresidente David Choquehuanca; el líder del Movimiento Al Socialismo (MAS), Evo Morales; el titular de la Cámara de Senadores, Andrónico Rodríguez; y el presidente de la Cámara de Diputados, Freddy Mamani, entre otros.

Morales, en su discurso, envió un mensaje fuerte a la oposición. Dijo: "Que nos nos provoquen". Por su lado, Arce aseguró que tiene certeza de que "la derecha tiene miedo". " Ellos no nos perdonan que el pueblo le arrebatara, en 2005, el poder. Construyó un Estado, hizo una economía fuerte, mejoró la calidad de vida de los bolivianos. Eso no nos perdonan. La derecha tiembla".

La movilización partió del municipio de Caracollo, del departamento de Oruro, la mañana del martes 23 de noviembre. Luego de siete días, cumple su última jornada de caminata ante lo que considera como "acciones de desestabilización" provocadas durante noviembre por sectores de oposición.

Ayllus del Norte Potosí, ponchos rojos y diferentes organizaciones con bases campesinas se sumaron a la medida masificada.