Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 13 de abril de 2021
  • Actualizado 19:10

En junio se registró el 67.4% del total de casos de COVID-19 en el país

En el mes de marzo hubo 118 casos confirmados de COVID-19, en abril1.049, en mayo 8.815 y en junio 20.694.

 

En junio se registró el 67.4% del total de casos de COVID-19 en el país

El 67.4% de los casos positivos de COVID-19 en el país se registró en

junio, mes en el que se determinó la cuarentena dinámica en el

territorio nacional, de acuerdo al nivel de riesgo de cada municipio.

En marzo, el porcentaje es de 0.38%, en abril el 3.41%, y en mayo el

28.7%.

El mes de marzo dejó un saldo de 118 casos positivos, en abril se

registraron 1.049 personas infectadas, mientras que en mayo la cifra

alcanzó a 8.815 pacientes con COVID-19. En junio, el número de

contagiados es, hasta el momento, de 20.694.

El 10 de marzo pasado, el Ministerio de Salud informó sobre los dos

primeros casos de esta enfermedad, en los departamentos de Oruro y

Santa Cruz, se trataba de mujeres que habían llegado al país desde

Italia.

Tras conocerse los dos primeros casos en el país, el 13 de marzo

Cochabamba informó sobre una persona con esta enfermedad, en La Paz se

conoció sobre el primer positivo el 19 de marzo, en Potosí el 26 del

mismo mes, en Chuquisaca el 27 de marzo, en Pando un día después, en

Tarija el 30 y, finalmente, en Beni el 20 de abril.

Después de confirmarse los primeros casos positivos en el país, el

Gobierno declaró el 12 de marzo la primera medida de emergencia

sanitaria, que inicialmente se planteó hasta el 30 de abril, pero que

se extendió hasta el 10 de mayo.

En tres meses y 19 días, el país subió de 2 casos positivos a 30.676,

de acuerdo con el reporte epidemiológico del sábado 27 de marzo.

La proyección de las autoridades de Salud es que si se mantiene la

tendencia de casos positivos diarios en el país, de más de mil

diarios, hasta fines de julio se habrá alcanzado los 100.000 enfermos.

Santa Cruz es la región más golpeada con 396 decesos de los 970 de

todo el país y con 17.455 casos de los 30.676 reportados reportados

hasta la noche del sábado.

Beni es el segundo departamento con más casos positivos, alrededor de

4.000, y Cochabamba marcha tercero con cerca de 3.500

COMPORTAMIENTO

Según las cifras publicadas por el Gobierno, el número de casos

positivos de COVID-19 ha seguido un ascenso exponencial, desde las dos

primeras pacientes del 10 de marzo, hasta superar la barrera de los

30.000 contagiados, a dos días de que finalice el mes de junio.

En el mes de marzo, los casos positivos diarios oscilaron entre 0 y

22, mientras que en abril, el número de personas con la enfermedad

varió entre 4 y 104.

En mayo, los reportes señalan que los positivos diarios se registraron

por  centenares. El día con más casos fue el 30 de mayo con 861

personas afectadas. Hasta finales de ese mes ya se habían registrado

en el país 9.982 enfermos con COVID-19, cerca de la frontera de los

10.000.

El mes de junio, una vez que se hubo dispuesto desde el Gobierno

Central la cuarentena dinámica, se empezó a conocer un mayor número de

casos con cifras diarias que incluso llegaron a sobrepasar el millar.

Este mes, en cinco oportunidades se sobrepasó los mil casos positivos

en una sola jornada, el 20 de junio hubo 1.036 positivos; el 22 se

conoció de 1.105 casos, el 24 1.098, el 25 del mismo mes 1.016 y el

sábado pasado 1.253.

La cuarentena dinámica permitió a la población movilizarse en

vehículos, motocicletas, bicicletas y a pie en un horario que se

iniciaba a las cinco de la mañana y se extendía hasta las seis de la

tarde, además de ejercer actividades laborales, pero en cada ciudad de

acuerdo al nivel de riesgo. Algunos municipios optaron por seguir con

restricciones estrictas.

Ante este panorama, varias ciudades capitales determinaron mantener o

prolongar las cuarentenas rígidas, que restringen la mayor parte de

las actividades como la circulación del transporte público y privado,

además de la mayor parte de las actividades económicas. Ese es el

caso, por ejemplo, de Cochabamba donde desde hoy está vigente la

cuarentena rígida en los siete municipios del denominado eje

metropolitano.

"Ante el incremento del contagio comunitario y aumento de casos

positivos", el Gobierno interino ha extendido a julio la cuarentena

declarada desde marzo, que ahora se encuentra en lo que denomina una

fase "condicionada y dinámica", con restricciones que se pueden

flexibilizar o endurecer en función de cómo evolucione la COVID-19,

según un reporte que publicó la agencia EFE.

Esto supone que se mantienen el cierre de fronteras y del espacio

aéreo, la suspensión de clases presenciales en todos los niveles

educativos y la prohibición de eventos públicos, es decir, cualquier

reunión que suponga una aglomeración de gente.

Además de las restricciones horarias y por días para la circulación de

personas y de vehículos, salvo para servicios como los de seguridad

ciudadana, emergencias y los sanitarios.