Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

“Se está jugando con la jubilación, es una medida muy dura”

Foto de archivo muestra una protesta que pide la devolución parcial de los aportes de jubilación.
Foto de archivo muestra una protesta que pide la devolución parcial de los aportes de jubilación. ARCHIVO
“Se está jugando con la jubilación, es una medida muy dura”

Esta nueva ley tiene sus ventajas y desventajas. En economía se dice pan para hoy y pobreza para mañana.

A muchas personas no les va a caer muy bien porque se está jugando con el futuro, con lo que es sagrado, nuestra jubilación, esa renta que es para cuando ya no podamos trabajar. Te están empobreciendo.

El Gobierno lo llama beneficios, pero son aportes propios, son nuestro dinero que nos están devolviendo. Si bien no es obligatorio, pero nos motiva por la pandemia que viene desde 2019. Son cosas muy delicadas.

Son tres opciones que se ponen. Si eres mayor de 50 años y depositaste hasta Bs 10.000 puedes recoger el 100%, pero pierdes la participación solidaria, el seguro de salud y el fondo vitalicio para personas más desfavorecidas por la tercera edad. 

Quienes tienen hasta Bs 100.000 podrán recabar hasta un 15%, pero si sacas, tienes que devolver más el rendimiento que ha ido ganando ese dinero de los aportantes. Eso quiere decir devolver el doble a las AFP. Es como un préstamo con intereses de tu propia plata. 

Lo mismo pasa para las personas que tienen más de Bs 100.000.

Para estos dos últimos grupos la ley es muy dura y a mi juicio es mejor dejar la platita.

Las ventajas son para las personas mayores que no llegaron a cotizar, no tienen los 120 aportes mínimos que se hacen en 10 años de trabajo, ni la edad de 65 años para jubilarse.

No hay que olvidar que el monto mínimo de la jubilación es de Bs 2.100 para quienes tienen aportes por 10 años. 

Otro problema es que no hay condiciones para crear empresa, los requisitos son muy duros para quienes quieren emprender algún negocio con este dinero. 

Las políticas públicas deberían estar enfocadas de otra manera y no tocar el bolsillo de los ciudadanos. La medida no es acertada.

César Vargas. Economista