Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 12:52

Dos jubilados en huelga le mandan carta a Arce y le piden que sea "humano"

Dos mineros que llevan adelante la extrema medida en Cochabamba solicitaron, en nombre de 200 mil pares, una renta mínima de 2.250 bolivianos, entre otras cosas.
Jubilados huelguistas, en la plaza 14 de Septiembre. NOÉ PORTUGAL
Jubilados huelguistas, en la plaza 14 de Septiembre. NOÉ PORTUGAL
Dos jubilados en huelga le mandan carta a Arce y le piden que sea "humano"

En representación de "más de 200 mil jubilados de las AFP", dos mineros adultos mayores que se definieron como "de base" le enviaron una carta abierta al mandatario Luis Arce en el que le pidieron que, "como socialista" sea humano y demuestre, además, sus virtudes como economista ya no en un panorama de bonanza, sino de crisis.

La misiva tiene la fecha de ayer lunes 18 de julio y ha sido promovida por los jubilados, que afrontan una huelga en el centro de Cochabamba, desde el 6 del mes en curso.

"Hace un mes que la indolencia de su Gobierno no soluciona el reclamo de los jubilados de las AFP, pese a que ya hubo una huelga de hambre de de la Conaljusip en La Paz y que levantó sin ningún preacuerdo escrito ni fecha de nuevo diálogo. Los dos jubilados de base en huelga de hambre nos vemos obligados a pedirle a viva voz que, como socialista que dice ser, demuestre que por lo menos tiene humanismo ", comienza la carta.

De esta forma, los jubilados exigen que se concrete pronto una reunión entre Arce y la Central Obrera de Bolivia (COB), a fin de satisfacer su pliego petitorio.

Cuatro puntos menciona el sector, representado por ambos adultos mayores: el cobro de una renta mínima equivalente a 2.250 bolivianos, una cuota sindical de 0.1% de cada boleta de pago, gozar de oficinas para para sus organizaciones en cada ciudad, y, por último, una nueva ley de pensiones que suponga modificaciones a la norma vigente.

Además de dichas cuatro solicitudes, los huelguistas proponen algunas iniciativas, entre ellas, que la jornada laboral se reduzca a seis horas, con cuatro turnos, para que, de esa manera, sean beneficiados los desocupados actuales. También impulsa el impuesto a la producción de coca y el impuesto a la cocaína, mediante su legalización en el mercado.