Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de julio de 2020
  • Actualizado 18:27

EL COMITÉ CIENTÍFICO NACIONAL COVID-19 NO LO RECOMIENDA

Informe: falla hepática y anemia son dos de seis efectos secundarios del uso de dióxido de cloro

La difusión reiterada de esta solución como supuesta medicina para luchar contra el coronavirus generó polémica.

El clorito de sodio y otros productos que están a la venta
El clorito de sodio y otros productos que están a la venta
Informe: falla hepática y anemia son dos de seis efectos secundarios del uso de dióxido de cloro

El Comité Científico Nacional COVID-19, a través de un comunicado documentado, identificó al menos ocho efectos secundarios del uso de dióxido de cloro, entre ellos la falla renal y la anemia.

La difusión reiterada de la solución como supuesta medicina para luchar contra el coronavirus generó polémica, reportó ABI.

Otros efectos que se mencionan son la falla respiratoria por la metahemoglobinemia, una enfermedad que causa una disminución de la capacidad de liberar oxígeno a los tejidos y puede dar un color azulado o marrón en la sangre; la prolongación del espacio QT en el electrocardiograma, que puede desencadenar en una arritmia; la hipotensión causada por deshidratación; los vómitos; y la diarrea severa; además de los trastornos hidroelectrolíticos.

El Comité remarcó que no existe ninguna publicación en revistas médicas científicas sobre sus efectos contra el COVID-19, aunque antes de la aparición de la pandemia, "esta sustancia ya fue difundida en varios países europeos como cura "milagrosa" para enfermedades no relacionadas entre sí, tales como autismo, cáncer, VIH/SIDA, hepatitis, entre otras. (Pero) dicho uso se realizó sin autorización ni evidencia documentada, al contrario, con serias observaciones y censuras".

EL USO Asimismo, recordó que muchas organizaciones e instituciones competentes en COVID-19, reconocidas alrededor del mundo y sin intereses comerciales, no toman en cuenta, ni mencionan en ningún momento al dióxido de cloro asociado al tratamiento o prevención de COVID-19.

De igual forma, advirtió que "no guardan coherencia" los argumentos que son utilizados por parte de los promotores de este producto, pese a que difunden su uso "con lenguaje aparentemente científico".

Por tanto, se promueve su uso "sin tener ninguna base científica experimental para ello (y eso se) constituye en un engaño, que se aprovecha del desconocimiento de estos procesos por parte de la población y de la evidente necesidad de respuestas a la difícil situación que representa la pandemia en gran parte del mundo", alerta el comunicado, a tiempo de detallar que en algunos países se prohibió de manera expresa la venta de ese producto.

Para el Comité Científico queda claro que el uso de este insumo puede interferir en la aplicación de medidas de prevención apropiadas, dar una falsa sensación de seguridad a la población y promover el abandono de otras medidas que han demostrado ser eficaces y seguras.

En ese sentido, recomendó a la población boliviana evitar "la manipulación psicológica, la indebida insinuación y la intimidación ejercida para ingerir el dióxido de cloro con el supuesto fin de prevenir o tratar el COVID-19".

Desde el Ministerio de Salud, advirtieron que tanto el clorito de sodio como el dióxido de cloro son productos químicos utilizados como ingredientes activos para desinfectantes y otros usos industriales, pero no existe evidencia científica que respalde su uso contra el COVID-19.

El neumólogo Marcelo Vercosa, tras los diversos testimonios de personas que afirman que el dióxido de carbono habría funcionado como remedio, Vercosa explicó que el 80% de la gente mejorará por su propia respuesta inflamatoria y su sistema inmunológico de defensa ante el coronavirus.