Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 18 de octubre de 2021
  • Actualizado 16:56

Indígenas dejan de hacer pruebas y se recuperan con medicina natural

Son poblaciones vulnerables. Se desconoce la cantidad de indígenas que se infectaron con coronavirus en el departamento de Cochabamba.
Un grupo de indígenas yuracarés en su comunidad, en el Trópico de Cochabamba. GOBERNACIÓN
Un grupo de indígenas yuracarés en su comunidad, en el Trópico de Cochabamba. GOBERNACIÓN
Indígenas dejan de hacer pruebas y se recuperan con medicina natural

Uno de los indígenas del pueblo Yuqui, quien es un adulto mayor, está internado en el hospital Viedma; su estado es delicado. Ingresó por problemas de riñón. Los resultados de coronavirus, COVID-19, salieron después; aunque ya superó esa enfermedad, tiene secuelas.

Ante la falta de atención oportuna y la demora en los resultados, los indígenas yuquis dejaron de hacer pruebas de coronavirus, mientras los yuracarés se recuperaron del virus aplicando principalmente medicina natural. Se desconoce la cantidad de indígenas en Cochabamba que se infectaron con COVID-19.

Entre las poblaciones más vulnerables al coronavirus están los indígenas.

La nación Yuracaré está asentada en jurisdicción del municipio de Chimoré en el Trópico del departamento. El pueblo Yuqui tiene territorio entre los municipios de Puerto Villarroel y Chimoré en la misma región del Trópico; son una población con riesgo de extinción.

YUQUIS La COVID-19 llegó al país en marzo, y no fue hasta principios de junio que la enfermedad ingresó al territorio yuqui. Se contagiaron los médicos y los habitantes de la zona, quienes tienen antecedentes de otras enfermedades, lo que los vuelve más vulnerables.

Sin embargo, no hubo prioridad de atención para ellos. Les tomaron muestras a los primeros que presentaron síntomas. Y esperaron durante semanas los resultados, entretanto aparecían más casos.

Ely Linares, quien realiza apoyo técnico en el Consejo Indígena Yuqui, explicó que por ese motivo ya no les hacen pruebas. Las últimas fueron en julio, “y tardaron como 40 días para dar los resultados”.

Ahora, los diagnósticos son solo clínicos, considerando los contactos de los pacientes.

“No sabemos si hay casos recuperados ni si hay más casos (…). A las personas con síntomas, directamente les inician el tratamiento; ya no hay pruebas de control, así nomás”.

Al paciente internado en el hospital Viedma le dijeron después que había dado positivo a COVID-19.

“Es el único caso que ha llegado a ese nivel de gravedad. No ha habido atención oportuna”, lamentó.

Pudo superar el coronavirus, pero le quedaron secuelas. Ahora requiere diálisis.

Continúa internado, permanecerá un par de semanas en el hospital. Existen dificultades con él porque no entiende casi nada de castellano. Sin embargo, existe apoyo de los médicos.

Los yuquis suelen estar siempre en familia, por lo que los familiares de este paciente están en Cochabamba, pidiendo ayuda, mientras aguardan noticias.

YURACARÉS Entretanto, la Tierra Comunitaria de Origen (TCO) yuracaré, tiene más comunidades y mayor cantidad de habitantes. Tampoco está contabilizada la cantidad de indígenas que se enfermaron con coronavirus.

Noé, quien vive en Trinidadcito, también cuestiona la falta de atención en su zona. “Pero, ya pasó, nos estamos recuperando”, dijo.

Los habitantes de esta zona implementaron principalmente la medicina natural, basada en jengibre y ajo, para combatir el coronavirus. Describió que antes no se consumía “casi nada” el jengibre y que ahora le tienen confianza a esa planta medicinal, para combatir distintos males.

También incluyeron medicamentos como el paracetamol, ibuprofeno y azitromicina, lo único que llegó a los centros de salud.

Los enfermos fueron en su mayoría personas de más de 25 años.

“El 97% de la gente ya ha recuperado”, aseguró e informó que no registraron muertes entre alrededor de 3.500 indígenas de esa TCO. En la actualidad, hay médicos realizando visitas.

“A la TCO no llegó ayuda alguna del Gobierno. Por ejemplo, en el equipamiento de los centros de salud, con temas de la pandemia debería haber equipos de bioseguridad, pero no llegó nada”.

Noé manifestó que cuentan con cuatro establecimientos de salud, peor faltan camas y demás implementos para la atención de pacientes.

Ayuda

El paciente yuqui, quien todavía está internado en el hospital Viedma, necesita diálisis. Su familia está en la ciudad y necesita cooperación. Para cualquier ayuda es posible contactarse al 71435725 (Ely Linares).