Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 10:43

Indagan la muerte de Gutiérrez, que iba a ser ministro

El dirigente minero Orlando Gutiérrez en una de sus últimas declaraciones. APG
El dirigente minero Orlando Gutiérrez en una de sus últimas declaraciones. APG
Indagan la muerte de Gutiérrez, que iba a ser ministro

La muerte del dirigente minero Orlando Gutiérrez está rodeada de misterio tras las complicaciones que hubo para indagar las circunstancias de este hecho que generó conmoción y pedidos de sanción para los responsables.

Desde las organizaciones revelaron que el secretario ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (FSTMB) iba a ser ministro. El flamante senador que representa al distrito minero del MAS-Colquiri, Hilarión Padilla informó que debía ocupar la cartera de Minería “porque dio la cara en noviembre del año pasado”.

A través de las redes sociales, se emitieron mensajes de condolencias para la familia.

"Expreso mi profundo pesar por la partida física del hermano Carlos Orlando Gutiérrez Luna (Q.E.P.D.). Gran dirigente minero que siempre defendió los intereses del pueblo boliviano. Mi solidaridad con la familia en este difícil momento, los acompañamos en su dolor", escribió en su cuenta de Twitter el presidente electo, Luis Arce.

El dirigente de la regional Campesina de Carrasco, Juan Carlos Jiménez dijo que se declaran en estado de alerta ante lo que consideran un asesinato. Advirtió que los sectores sociales no dejarán impune la muerte del dirigente minero.

El secretario ejecutivo de la COB Juan Carlos Huarachi denunció un “atentado” y dijo que la organización se declaró en estado de emergencia en respuesta a lo que califican “persecución criminal a los dirigentes sindicales” que decidieron respaldar al proceso de cambio impulsado por el MAS. 

El ente sindical minero declaró duelo nacional por 90 días a instruyó a sus sindicatos colocar crespones negros en sus estándares y sedes sindicales.

LOS HECHOS

Se cree que Gutiérrez fue atacado por presuntos detractores del Movimiento Al Socialismo (MAS), durante las protestas contra los resultados de las elecciones del 18 de octubre. No se descarta que se haya caído.

Desde el 22 de octubre, estaba internado en la clínica Cemes de la ciudad de La Paz.

Según reportes extraoficiales, el dirigente, afín al MAS, presentaba un golpe en la parte parietal izquierda de la cabeza, sin embargo los médicos informaron que su salud era estable.

La Policía Boliviana y el Ministerio Público abrieron de oficio investigación para conocer las causas de la muerte y las circunstancias en que fue agredido físicamente.

La mañana de este miércoles, personal de Homicidios de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) y la Fiscalía acudieron a la clínica para proceder al “levantamiento legal del cadáver”, pero hubo resistencia de la familia que además pidió que se respete su privacidad a los dirigentes sindicales, diputados salientes y asambleístas electos del MAS que llegaron hasta el lugar.

El director de la FELCC La Paz, Alfredo Vargas, informó que ni bien se enteraron de manera extraoficial de que Gutiérrez fue internado, personal de Homicidios y de la División de Personas se constituyeron a la clínica, pero cuando llegaron fueron interceptados por la asesora jurídica del nosocomio que impidió el ingreso. Explicó que el 23 y 24 de octubre, personal de inteligencia del DACI también acudió y recibió el mismo trato al igual que el Defensor del Pueblo y funcionarios de la Caja de Salud.