Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

La generación eléctrica con fuentes alternativas y electrificación rural marcan los 3 años de Arce

En el ámbito internacional, Bolivia se unió a la lista de países exportadores de energía eléctrica. Durante el 2023 se consolidó la histórica integración energética entre Bolivia y Argentina, a través de la “Línea Juana Azurduy de Padilla” de 132 kilovoltios (kV).
El impulso de la generación eléctrica con fuentes alternativas y la electrificación rural marcaron los 3 años de gestión del gobierno de Arce
El impulso de la generación eléctrica con fuentes alternativas y la electrificación rural marcaron los 3 años de gestión del gobierno de Arce
La generación eléctrica con fuentes alternativas y electrificación rural marcan los 3 años de Arce

Desde la gestión 2021 a la fecha, la Empresa Nacional de Electricidad (ENDE Corporación) incorporó 158 megavatios (MW) de energía alternativa al Sistema Interconectado Nacional (SIN), a través de los proyectos Solar Oruro Fase II – 50 MW y Eólico Santa Cruz – 108 MW (Warnes 14.4 MW, San Julián 39.6 MW y El Dorado 54 MW), obteniendo una importante reducción de emisiones de gases CO2, hasta de 190.754,55 toneladas por año; así como una reducción del consumo de combustibles fósiles, al desplazar 3.563,85 MMPC por año de consumo de gas.

Estas obras inauguradas por el presidente Luis Arce y actualmente administradas por la estatal eléctrica representan un importante impulso al cambio de la matriz energética. Desde que Arce asumió la Presidencia se han ejecutado importantes proyectos que significaron, no solamente la reducción del uso de combustibles fósiles, sino también un aporte a la protección de la Madre Tierra, pues se recurren a fuentes de energía renovable como los rayos del sol, la fuerza del agua y el viento para la generación de electricidad.

En el ámbito internacional, Bolivia se unió a la lista de países exportadores de energía eléctrica, durante el 2023 se consolidó la histórica integración energética entre Bolivia y Argentina, a través de la “Línea Juana Azurduy de Padilla” de 132 kilovoltios (kV). Asimismo, se concluyeron los “Estudios de Inventario Hidroeléctrico Binacional en Parte de la Cuenca del Río Madera y Principales Afluentes en Territorio Boliviano y Brasileño”, que permitieron realizar la evaluación del potencial hidroeléctrico de la cuenca del Río Madera (tramo Binacional Bolivia – Brasil) y una posible interconexión eléctrica con el vecino país a mediano plazo.

Una de las obras inauguradas por Arce, que marcó un hito en el sector eléctrico, es el proyecto “Línea de Transmisión 500 kV Carrasco – Santiváñez”, que se constituye en la primera línea de transmisión eléctrica de 500 kV de Bolivia, con una longitud de 235,65 kilómetros, este tipo de líneas de extra alta tensión cuentan con una gran capacidad de transporte eléctrico.
 
Otro de los principales logros de la gestión de gobierno fue la interconexión al SIN de los municipios de Bermejo y Camiri, estas obras se inauguraron en la gestión 2022 y representan una oportunidad para mejorar las condiciones del suministro eléctrico e impulsar el desarrollo económico de estas regiones. 

La electrificación rural marcaron los 3 años de gestión del gobierno de Arce
La electrificación rural marcaron los 3 años de gestión del gobierno de Arce

También, un importante logro que cambió la vida de las familias bolivianas, fue la conclusión del Programa de Electrificación Rural II – PER II, que tuvo como principal objetivo la universalización del acceso al servicio básico de la energía eléctrica. Mediante este programa se logró beneficiar a más de 27.032 hogares emplazados en áreas rurales del país, familias que hoy en día cuentan con electricidad las 24 horas del día. 

El trabajo de gestión, durante estos tres años de la administración del actual Gobierno del presidente Luis Arce, ha significado un importante crecimiento del sector eléctrico en toda la cadena productiva, desde la generación, el transporte y la distribución. Las obras ejecutadas han beneficiado de manera directa a la población, incluso cruzando fronteras para comercializar electricidad al norte argentino.