Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 13:17

Iglesia revela que el MAS faltó a compromisos; Salvatierra rechazó Presidencia y avaló sucesión

La expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez (i) y la senadora por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra. APG
La expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez (i) y la senadora por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra. APG
Iglesia revela que el MAS faltó a compromisos; Salvatierra rechazó Presidencia y avaló sucesión

La Iglesia Católica presentó ayer la “Memoria del Proceso de Facilitación de Diálogo 2019-2020”, que llegará al papa Francisco y el Ministerio Público, en la que revela que, en los diálogos de noviembre de 2019, tras la renuncia de Evo Morales y los conflictos postelectorales, la exsenadora Adriana Salvatierra, del Movimiento Al Socialismo (MAS), se negó a asumir la Presidencia del Estado ante el vacío de poder, pero aceptó la sucesión.

La Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) emitió el documento “con el objetivo de que se conozca la verdad”.

La revelación se da en un momento en que la Fiscalía investiga los sucesos de 2019 en el caso denominado golpe.

Según el relato de la Iglesia, la discusión sobre quién asumiría la Presidencia, tras las renuncias, se realizó en reuniones el 12 de noviembre, en las que los miembros del partido oficialista faltaron a sus compromisos.

En el informe se menciona a Salvatierra, Susana Rivero y Teresa Morales. Las dos primeras, agrega, se negaron a asumir la Presidencia “alegando que sus vidas corrían peligro”.

La Memoria dice que, tras una reunión a puerta cerrada, las representantes del oficialismo aseguraron la participación de su bancada en la sesión de la Asamblea (para la sucesión), pero “el MAS no cumplió el acuerdo alcanzado durante las reuniones de diálogo” y tampoco acompañó, como se comprometió, el proceso de elección de nuevos miembros del Tribunal Supremo Electoral y Tribunales Departamentales, así como la convocatoria a nuevas elecciones.

También se reveló en el documento que en todo momento las representantes del MAS aseguraban que tenían que consultar al expresidente Morales y al resto de la bancada.

La exministra Morales negó la versión de que el MAS haya aceptado que Áñez asuma la Presidencia por sucesión.

A su turno, la exdiputada Rivero descartó que en las negociaciones haya rechazado los ofrecimientos para dirigir el país.

“Jamás estuve en los planes (para asumir la Presidencia de Bolivia), aunque no renuncié. Por eso su apuro de ejecutar el plan b) y su empeño en incumplir todo lo mandado en la Constitución. Lo demás es cuento irrelevante vaya a saber Dios con qué propósito”, se lee una publicación en Twitter de la exlegisladora.