Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 23:03

Iglesia llama al “respeto de la vida” tras explosión frente a Episcopado

Investigación de Bomberos en oficinas de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) en La Paz. ERBOL
Investigación de Bomberos en oficinas de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) en La Paz. ERBOL
Iglesia llama al “respeto de la vida” tras explosión frente a Episcopado

La Secretaría General de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) llamó al “respeto a la vida y al encuentro fraterno entre hermanos”, luego de la explosión de un artefacto en su edificio central, donde funcionan sus oficinas, en el departamento de La Paz.

El pronunciamiento de la Iglesia Católica se dio a conocer tras verificar los daños materiales en parte de la puerta y pared del inmueble y la CEB exhortó a los autores del hecho a “considerar que su acción pudo dañar a personas inocentes”.

Bomberos comenzó la investigación y colectó algunas pruebas que serán analizadas para establecer qué tipo de artefacto explotó y establecer las causas.

El secretario Pastoral, el sacerdote Ben Hur Soto, leyó el documento en el que además hace referencia a las imágenes de una cámara de seguridad que fueron captadas ayer en la madrugada (4:28) en las que se ve a una persona que deja un artefacto en la puerta de la institución y luego corre mientras que la detonación se produce 20 segundos después.

La persona que activa el explosivo lleva un traje claro de dos piezas muy similar a los que se utiliza como bioseguridad contra la pandemia de la COVID-19, tiene la cabeza cubierta por una capucha e inclusive se observa que utiliza guantes sintéticos.

Aunque el manifiesto del Episcopado no responsabiliza a ningún grupo o persona, la parte final del mensaje da cierta referencia a la polémica de hace unas semanas por el embarazo de una niña de 11 años que fue abusada por su abuelastro y la postura de la Iglesia católica que se opuso a la interrupción de la gestación, reportó EFE.

El 27 de octubre, un grupo que dijo defender a las niñas víctimas de violación se pronunció y llegó a pintar las paredes del Episcopado. Finalmente, se aplicaron las normas del aborto.