Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 27 de julio de 2021
  • Actualizado 06:53

Iglesia devela que Salvatierra se negó a dirigir el país y que el MAS aceptó la presidencia de Áñez

La expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez (i) y la senadora por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra. APG
La expresidenta de Bolivia, Jeanine Áñez (i) y la exsenadora por el Movimiento Al Socialismo (MAS), Adriana Salvatierra. APG
Iglesia devela que Salvatierra se negó a dirigir el país y que el MAS aceptó la presidencia de Áñez

“Memoria de los hechos del proceso de Pacificación Octubre 2019 - Enero 2020”, es el nombre de un documento redactado por la Conferencia Episcopal de Bolivia (CEB) en la que se devela que la exsenadora del Movimiento Al Socialismo, Adriana Salvatierra, se negó a dirigir al país tras la renuncia de Evo Morales. 

Además, en la parte mas relevante del documento, se afirma que se determinó que la bancada del MAS reconocería a Jeanine Áñez en la sesión de la Asamblea convocada para dicha asunción.

Esto ocurrió tras una reunión, de la que no se tiene registros, en la que participaron Salvatierra, la exdiputada Susana Rivero, el exministro Óscar Ortiz y el fallecido monseñor Eugenio Scarpellini.

La iglesia resalta que en estos diálogos solo se plantearon propuestas para pacificar al país y “no se tomaron decisiones, ni se levantaron actas”.

"Por lo manifestado, la Conferencia Episcopal Boliviana, a solicitud de los actores en conflicto, ha cumplido el rol de facilitadora del diálogo, junto a la Unión Europea y la Embajada de España al principio y las Naciones Unidas después, en el conflicto de 2019. En este proceso, los facilitadores, se limitaron a convocar a los actores a dialogar, constituyéndose en interlocutores que viabilizaron el acercamiento de las partes", precisa el documento al que accedió El Deber.

Una parte del documento relata que los hechos registrados el 12 de noviembre, cuando el expresidente Evo Morales ya se encontraba en México. Ahí se explica que desde el partido azul se propuso que el nuevo mandatario sea elegido de entre los asambleístas o que el entonces senador Víctor Hugo Zamora asumiera esas funciones, aunque esos aspectos fueron considerados “inconstitucionales” y no lograron aceptación. 

Después se plantearon tres propuestas, que Salvatierra asumiera el mando, que Rivero dirigiera el país o que existiera una sesión de la Asamblea para que Áñez llegará al poder.

La memoria rescatada por la Iglesia afirma que Salvatierra y Rivero se negaron a asumir la presidencia argumentando que "sus vidas corrían peligro". Además, el documento explica que ambas exautoridades del MAS llegaron a "acuerdos para permitir la pacificación del país", en donde se condicionó la desmovilización a cambio de "garantías y seguridad para exautoridades del MAS, salvoconductos para salir del país y la posibilidad de que Evo Morales regrese".

De acuerdo al texto, el expresidente, Evo Morales, conocía el estado de las negociaciones y mantuvo contacto con Salvatierra.

El documento fue enviado al Vaticano, otras instancias internacionales y a la Fiscalía General del Estado, con la intención de confirmar que se optó para que Jeanine Áñez, hoy detenida preventivamente, asuma el poder como vía de sucesión constitucional, dejando en poder del ‘instrumento político’ las directivas de ambas cámaras en el Legislativo.