Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 28 de octubre de 2020
  • Actualizado 15:32

IDEA Internacional ve régimen híbrido y mejora en democracia

Una mujer emite su voto en las elecciones de 2019. DICO SOLIS
Una mujer emite su voto en las elecciones de 2019. DICO SOLIS
IDEA Internacional ve régimen híbrido y mejora en democracia

El Instituto Internacional para la Democracia y la Asistencia Electoral (IDEA Internacional) considera que, desde las elecciones de 2019, que terminaron anuladas por denuncias de fraude, Bolivia ya no puede ser clasificada como una democracia, sino como un régimen híbrido.

“Lo que nosotros vemos en nuestros índices es que antes del 2019 Bolivia clasificaba como una democracia de rango medio. A partir de las elecciones del final del año pasado, ya Bolivia pasa de ser un régimen democrático a lo que definimos como un régimen híbrido”, afirmó Annika Silva, jefa de Evaluación de la Democracia y Análisis Político de IDEA Internacional en contacto con ERBOL.

Explicó que, para calificar como una democracia, el criterio mínimo es que haya elecciones limpias multipartidarias, lo cual no ocurrió en Bolivia durante el 2019.

“Por eso tenemos esta categoría intermedia que llamamos régimen híbrido, para los países que no califican ya más como democracias, pero que tampoco son completamente autoritarios”, complementó.

La especialista indicó que el gran reto para Bolivia es no volverse un régimen autoritario y volver a clasificar como democracia, mediante las elecciones que están por realizarse.

Bolivia también presenta un rango mediano por ejemplo en temas como participación de la sociedad civil y libertad de los partidos políticos.

“Por eso Bolivia clasifica como híbrido, porque no todos los aspectos son débiles, tiene algunos aspectos fuertes en su democracia”, recalcó.

APUNTES

·  Bolivia ya no clasifica como una democracia, pero se advierten aspectos sobresalientes en comparación con otros países del mundo.

·  Se ven grados de democracia local muy por encima del promedio global y también en niveles de democracia participativa.

·  Bolivia es uno de los mejores países y está entre el 25% de los países del mundo con más altos niveles de democracia local y directa.

·  Una “gran debilidad de la democracia boliviana es la independencia judicial” en los últimos años y en 2019 estuvo dentro de los más bajos del mundo.