Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 12:49

IBCH celebra 25 años impulsando el uso de cemento nacional en vías

El Instituto Boliviano del Cemento  y el Hormigón tiene una labor incansable en la investigación, desarrollo y asesoramiento técnico en el país y el exterior.
La carrocería de un camión llena de bolsas de cemento COBOCE. DICO SOLÍS
La carrocería de un camión llena de bolsas de cemento COBOCE. DICO SOLÍS
IBCH celebra 25 años impulsando el uso de cemento nacional en vías

El aprendizaje y el desarrollo de nuevos productos, técnicas constructivas y normas de uso son algunas de las tareas que realiza el Instituto Boliviano del Cemento y el Hormigón (IBCH) que celebra 25 años de creación con el reto de seguir impulsando el uso de cemento nacional en proyectos viales.

Es en ese campo que se requiere de un constante esfuerzo, especialmente de ingenieros y arquitectos que pueden llevar ese material a límites cada vez más inesperados, en base a un proceso profundo de estudios, ensayos, propiedades microscópicas de los elementos constituyentes y modelos computacionales cada vez más sofisticados.

“Trabajamos en la investigación de nuevas tecnologías y su adaptación a las condiciones de Bolivia, con la finalidad de brindar posteriormente capacitación y asesoramiento técnico en diversas áreas de la ingeniería, con particular énfasis en las vías tanto urbanas como camineras”, dice un comunicado de prensa.

El IBCH fue creado el 21 de agosto de 1996 por todas las fábricas de cemento establecidas en el país con la finalidad de contar con una “oficina de ingeniería” en favor de los usuarios del cemento y el hormigón.

Destaca el esfuerzo de COBOCE Cemento por cambiar completamente la concepción de construir pavimentos rígidos en el país tras estrenar su pavimentadora de molde deslizante.

“En poco tiempo, el Instituto demostró las bondades del pavimento rígido en relación al pavimento asfáltico, que es importado, en términos de durabilidad, menores costos de mantenimiento, ahorro de combustibles, mayor seguridad vial, mejor visibilidad y mejor relación beneficio/costo que beneficia a muchos sectores evitando la fuga de divisas por importación de asfalta”, añade.

Es así, que logró desarrollar un software de diseño de pavimentos denominado “D1PAV”, que es oficial de la mayoría de las empresas consultoras del país y es utilizado por la Administradora Boliviana de Caminos (ABC), además de varias entidades públicas y los ingenieros de Perú, Ecuador, Argentina, Colombia y México, entre otros. Se basa en el Método AASHTO-93, que es el más utilizado en el mundo.

“El Instituto trabaja en un nuevo método de diseño más ajustado a las condiciones climáticas de Bolivia en base a los últimos avances a nivel internacional”, sostiene.

Según el IBCH, Bolivia cuenta con aproximadamente 1.400 kilómetros de pavimentos rígidos carreteros construidos y en construcción y unos 12 millones de metros cuadrados de pavimentos urbanos en la mayoría de las ciudades grandes y medianas.

Por otro lado, en medio de la pandemia, el Instituto ofreció asesoramiento gratuito a todos los municipios y gobernaciones para realizar proyectos viales que usen cemento nacional en lugar de asfalto importante.