Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de diciembre de 2021
  • Actualizado 23:09

Human Rights pide a Arce llamar a la calma y asegurar el derecho a la protesta

El paro cívico indefinido, que lleva este miércoles su tercer día, fue convocado por gremiales y cívicos. La medida de presión busca que el Gobierno pueda abrogar la Ley 1386, que consideran como “perjudicial” para la ciudadanía.
 
Movilizados, en la ruta hacia el occidente del país. NOÉ PORTUGAL
Movilizados, en la ruta hacia el occidente del país. NOÉ PORTUGAL
Human Rights pide a Arce llamar a la calma y asegurar el derecho a la protesta

Tras dos jornadas de violencia por el paro cívico indefinido, el director para las Américas de Human Rights Watch (HRW), José Miguel Vivanco, pidió al presidente Luis Arce llamar a la calma, al diálogo y asegurar el derecho a la protesta.

A través de redes sociales, el representante el organismo dijo ver “muy preocupantes” los enfrentamientos suscitados en varias regiones del país en demanda de la abrogación de la Ley de Estrategia Nacional de Lucha Contra la Legitimación de Ganancias Ilícitas y el Financiamiento del Terrorismo.   

“Es imperativo que las autoridades investiguen la muerte de una persona y los múltiples casos de lesiones”, demandó Vivanco, en parte de un publicación en Twitter sobre el deceso de Basilio Titi Tipolo en medio de una jornada de violencia en la ciudad de Potosí.

“El Presidente @LuchoXBolivia debe llamar a la calma y el diálogo, asegurar el derecho a la protesta pacífica sin importar la posición política y garantizar el trabajo de la prensa (sic)”, se lee  en otra publicación en la misma red social.

El paro cívico indefinido, que lleva este miércoles en su tercer día, fue convocado por gremiales y cívicos. La medida de presión busca que el Gobierno pueda abrogar la Ley 1386, que algunos sectores consideran como “perjudicial” para la ciudadanía.

En Santa Cruz de la Sierra, Potosí, Tarija y Cochabamba son las regiones donde se desataron fuertes enfretamientos entre la ciudadanía con la Policía y organizaciones sociales afines al Movimiento Al Socialismo (MAS), partido en función de Gobierno.