Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 30 de junio de 2022
  • Actualizado 17:55

HRW y OEA ven persecución y piden liberar a exautoridades

La Organización de Estados Americanos no ve garantías de un juicio imparcial. El MAS pide procesar a su representante, Luis Almagro.
El director de HRW, José Miguel Vivanco, y el Secretario General de la OEA, Luis Almagro. ARCHIVO
El director de HRW, José Miguel Vivanco, y el Secretario General de la OEA, Luis Almagro. ARCHIVO
HRW y OEA ven persecución y piden liberar a exautoridades

La decisión de apresar a exautoridades del país, acusadas en el caso denominado “golpe de Estado”, generó repercusiones a nivel internacional en cuanto al manejo de la justicia, principalmente. 

Ven vendetta, una justicia servil al poder de turno, detenciones arbitrarias y presos políticos por lo que sugieren su liberación inmediata hasta que haya mecanismos imparciales. 

“Lo que estamos viendo hoy en Bolivia es un espectáculo triste de persecución política”, dijo el director de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, según ERBOL.

Manifestó también su desilusión con el presidente Luis Arce, porque antes se había comprometido a no replicar las prácticas de instrumentalización de la justicia.

“Parece ser que al presidente o lo han superado sectores radicalizados que buscan aplicar la misma medicina que a ellos les aplicaron durante el gobierno de la señora Áñez, o lo han convencido que esa es la manera de gobernar el país. Esta práctica se ha convertido en un vicio crónico, fabricada absolutamente por las autoridades actuales”, expresó.

Explicó que para algunos la justicia boliviana es “pro MAS” o para otros es “de la derecha”, pero sostuvo que en la realidad el sistema judicial no tiene “banderas ideológicas”, sino es servil al poder de turno.

Respecto a la detención de la expresidenta Áñez, dijo que “en democracia, en un Estado de Derecho, uno investiga primero y luego detiene, no a la inversa; uno no detiene a una persona para luego empezar una investigación”.

También cuestionó que se use en este caso la figura delictiva la de terrorismo, porque es ambigua en la legislación boliviana. En el pasado Vivanco también había criticado que, durante el gobierno transitorio, se haya procesado a Evo Morales por ese tipo penal.

EL SISTEMA

La OEA coincidió con estas observaciones al sistema judicial boliviano. Desde la Secretaría General del organismo, dirigida por Luis Almagro, se aseguró que el sistema judicial boliviano no está en condiciones de brindar las mínimas garantías de juicio justo, de imparcialidad y de debido proceso, debido a problemas de estructura y en particular de su integración y conformación.

En criterio de la OEA, “la impunidad nunca es una opción ni para crímenes de lesa humanidad ni para la corrupción. Los conceptos de justicia, memoria, verdad y no repetición son fundamentales a la hora de cohesionar una mejor sociedad”, dice su comunicado oficial.

Por ello, planteó la “liberación de todos los detenidos” hasta que se pueda contar con “procesos y mecanismos imparciales” para determinar responsabilidades y especialmente, teniendo en cuenta “la existencia de variables de persecución política como las denunciadas por el Instituto CASLA”.

Asimismo, pide conformar, en el marco del sistema de la ONU y/o de la OEA, una comisión internacional para investigación casos de corrupción desde el último período de gobierno del expresidente Evo Morales hasta la actualidad, incluyendo el período del gobierno de transición de Áñez.

Además, propuso remitir las denuncias interpuestas sobre “eventuales crímenes de lesa humanidad” a la Corte Penal Internacional para que el juzgamiento “sea imparcial y atienda a variables objetivas de responsabilidad”.

El expresidente del Estado y actual jefe del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, reprochó la posición de Almagro y, a través de su cuenta de Twitter, señaló que debería estar tras las rejas por el mismo caso.

“Almagro nunca se pronunció por los 36 asesinatos, más de 800 heridos, 1.500 detenidos ilegalmente y el centenar de perseguidos. No nos extraña su defensa a Áñez porque él también debería ser juzgado por propiciar el golpe de Estado y por crímenes de lesa humanidad en Bolivia”, señaló, citado por Oxígeno.

Por su parte, la Unión Europea (UE) rechazó las acusaciones de haber formado parte de las jornadas de convulsión social y aseguró que su misión se centró en haber participado de la “mediación” a la crisis política de 2019 y 2020 en el país bajo el liderazgo de la Conferencia Episcopal Boliviana (CEB) y junto con las Naciones Unidas. Sectores sociales afines al MAS acusaron al organismo junto a los gobiernos del Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y Chile de haber “financiado” a grupos paramilitares, comités cívicos y otros.