Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 25 de septiembre de 2020
  • Actualizado 03:59

Los dos hornos crematorios incineraron 215 cadáveres en tres semanas en La Paz

En el mes de junio se procedió a incinerar a 124 cadáveres, el numero parece que será mayor ante el incremento de casos a nivel nacional y tomando en cuenta que La Paz es el segundo departamento con mayor presencia de casos positivos de COVIOD-19.
Una vista del cementerio de La Paz donde se crean los fallecidos por el coronavirus. Peter Luna
Una vista del cementerio de La Paz donde se crean los fallecidos por el coronavirus. Peter Luna
Los dos hornos crematorios incineraron 215 cadáveres en tres semanas en La Paz

Antes de las ocho de la mañana se observan filas en la puerta que da hacia el horno crematorio del cementerio general de La Paz, en la fila se observa a gente que junto a ella lleva cajones para recoger los restos de sus seres queridos, el humo gris que emana de una de las chimeneas da cuenta que el trabajo de cremación ha empezado.

En la fila la mayoría coincide en preguntarse ¿cómo se habrá contagiado?, otros señalan que sus parientes no perdieron la vida por la pandemia y que fue una muerte natural o algún tipo de enfermedad, sin embargo, señalan que lo más aconsejable es que los cuerpos sean cremados en la actual coyuntura.

Vestidos con guantes, trajes de bioseguridad, mascaras faciales y botas, los funcionarios municipales reciben a la gente que desea iniciar el trámite de cremación de restos humanos, al existir gran número de fallecidos, la espera puede demorar hasta dos días para conseguir un cupo para el horno de cremación.

Hornos crematorios LP mujer espera su turno para recoger restos de su familiar

Personal del cementerio listo para una jornada de trabajo. Peter Luna

En afueras del recinto se apuestan centenares de comerciantes que al ver el humo que emana de las chimeneas se persignan y continúan con su labor, algunas temen que ello sea tóxico y que en algún momento les afecte, otras prefieren ofrecer sus productos sin mostrar interés por lo que pasa a metros de su puesto de venta.

Más de 200 incineraciones

Los funcionarios municipales que trabajan en esa unidad del Gobierno Autónomo Municipal de La Paz (GAMLP) señalaron que desde que comenzó la emergencia sanitaria por COVID-19 en el mes de marzo aproximadamente 215 cuerpos fueron cremados, entre ellos casos positivos de coronavirus, los funcionarios nos delegaron con el jefe de la unidad Martin Fabbri director de Empresas y Servicios Públicos con quien nos comunicamos.

El funcionario dijo que hasta la fecha son 215 cadáveres fueron incinerados en los dos hornos crematorios del municipio, de ese número el 36% es de la ciudad de El Alto toda vez que esa urbe aún no cuenta con un horno de esa naturaleza.

Las dos máquinas tienen una capacidad de cremación de cuatro cuerpos por jornada, los funcionarios que trabajan en el lugar cuentan con todas las medidas de bioseguridad que aconsejan las autoridades de salud, para garantizar que el virus no se propague los ambientes son desinfectados siete veces por día, puntualizó Fabbri.

 “Hasta el momento se ha trabajado a máxima capacidad desde hace tres semanas para atender las cremaciones de los sospechosos con coronavirus que fueron incinerados en el cuartel 201”, dijo.

Actualmente, la tarifa de cremación de un cadáver positivo a COVID-19 tiene un costo solidario de 693 bolivianos, antes de la pandemia el precio superaba los 2.200 bolivianos; con los actuales precios el municipio apoya a los dolientes con más del 70%, dijo Fabbri.

Por turno tres funcionarios operan los hornos crematorios, los cuales reciben todos los elementos de bioseguridad antes de ingresar a la infraestructura tales como; overol de tyvek y protección térmica de cuero y otros materiales refractarios, máscaras de temperatura, filtros de doble vía, guantes de nitrilo, cuero y goma dependiendo del estado del trabajo.

El funcionario agregó que solamente en el mes de junio se cremaron 124 cadáveres, el numero parece que será mayor ante el incremento de casos a nivel nacional y tomando en cuenta que La Paz es el segundo departamento con mayor presencia de casos positivos de COVIOD-19.

Para tranquilidad de las comerciantes que venden productos de la canasta familiar en cercanías del muro perimetral del cementerio, Fabbri explicó que el humo que emanan las chimeneas no representa peligro “Lo que sale por lachimenea es vapor de agua y se cuenta con mediciones ambientales certificadas”, finalizó Fabbri.