Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

Guardianes del Pantanal, una segunda oportunidad para animales, sobre todo en época de incendios

El refugio en Puerto Quijarro, recibe un promedio de 15 animales silvestres maltratados cada mes, sin contar con otros domésticos.
Voluntarios Guardianes del Pantanal en el refugio en Puerto Quijarro, en Santa Cruz. GENTILEZA
Voluntarios Guardianes del Pantanal en el refugio en Puerto Quijarro, en Santa Cruz. GENTILEZA
Guardianes del Pantanal, una segunda oportunidad para animales, sobre todo en época de incendios

Guardianes el Pantanal es un grupo de 19 voluntarios, entre animalistas y médicos veterinarios, que se dedican a brindar una segunda oportunidad a animales silvestres y domésticos que reciben semana tras semana, sobre todo en época de incendios forestales.

Este refugio, ubicado en Puerto Quijarro en la provincia Germán Busch de Santa Cruz, recibe un promedio de 15 animales silvestres maltratados, ya sea por la mano del hombre o por incendios forestales, además de otras especies domésticas que también encuentran en este lugar el cuidado y atención necesaria para seguir viviendo.

Uno de los voluntarios Guardianes del Pantanal, Bryan Valverde, relata que además de la protección, alimentación y cuidados médicos de los animales, se ven obligados a realizar la dura labor de bomberos en época de incendios, con el fin de evitar que las quemas y focos de calor se extiendan hasta los predios de este santuario.

"Aparte, contamos con 320 hectáreas aparte para los animales que están en proceso de recuperación, porque los que vienen acá son aún silvestres, entonces en su proceso de recuperación tampoco se los puede mantener encerrados", indicó en una entrevista con OPINIÓN.

Valverde señaló que, desde los graves incendios registrados en la Chiquitanía en 2019, los voluntarios animalistas piden que se otorgue un refugio de emergencia para animales silvestres que huyen de los focos de calor. Sin embargo, hasta hoy este pedido no ha sido escuchado.

TUCANES
En el último mes, Guardianes del Pantanal recibió a cuatro tucanes. Dos de ellos se recuperaron de forma exitosa y retornaron a sus entornos de forma exitosa. El tercero no logró recuperarse del todo debido a que arribó con un ala rota y, hasta hoy, no logró levantar vuelo. Este permanece en el refugio como un residente permanente.

TUKI TUKI
El cuarto tucán que llegó a este refugio, Tuki Tuki, murió a causa del estrés la mañana de este miércoles. Fue rescatado el pasado sábado, debido a que un grupo de personas le rompió el pico a pedradas, por comer fruta en una estancia, según informó el portal Urgente.bo.

Su pico fue reimplantado por el veterinario voluntario del refugio, Jerjes Suárez, y, aunque el equipo rescatista guardaba esperanzas sobre su recuperación, Tuki Tuki murió a causa del estrés nervioso que le produjo tal ataque, además del daño físico visible.

Suárez informó que el animal murió por cardiomiopatía y shock cardiogénico.