Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 11:06

EL PRIMER DÍA SE ALERTÓ POR EL HACINAMIENTO Y FALTA DE AGUA

Gobierno realiza mejoras en campamento de Pisiga y pide ideas para fortalecer medidas contra el COVID-19

Hay tres médicos de planta atendiendo a los repatriados y hasta la fecha se han registrado dos resfríos, según el encargado del refugio.

Un grupo de personas en el ingreso al campamento de Pisiga. APG
Un grupo de personas en el ingreso al campamento de Pisiga. APG
Gobierno realiza mejoras en campamento de Pisiga y pide ideas para fortalecer medidas contra el COVID-19

Más carpas, más baños y duchas, además de teléfonos para que los repatriados se comuniquen con sus familiares, son las mejoras en el campamento de Pisiga enumeradas por su encargado, capitán Alex Segovia.

"Tenemos nuevas carpas que están llegando, pero en función de la cantidad, para que tengan más comodidad. Hoy (por ayer) ha llegado una nueva batería de baños, (...) además de un contenedor de duchas", afirmó.

Admitió que existen fallas en el campamento que se corregirán, considerando que inicialmente se habilitó para un determinado número de personas, pero la cifra se incrementó. La gente que llegó de la localidad chilena de Huara, la tarde del sábado, se quejó por el hacinamiento y la falta de agua.

El encargado detalló que el campamento fue verificado por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y otras organizaciones.

El sábado, los 480 ciudadanos bolivianos, que estaban parados más de una semana en Huara, llegaron en buses al municipio fronterizo de Pisiga debido a que no pudieron ingresar al país por la declaratoria de emergencia sanitaria establecida por el Gobierno, hasta el 15 de abril, y que incluye el cierre total de fronteras, salvo por razones de seguridad y salud.

Tras su arribo, los compatriotas pasaron por controles sanitarios y luego fueron sometidos a la cuarentena en el campamento.

AYUDA En tanto, el ministro de la Presidencia, Yerko Núñez, convocó ayer a presentar propuestas que ayuden a fortalecer y mejorar las medidas ya aplicadas para preservar la salud y la vida de los bolivianos ante la emergencia sanitaria por la enfermedad del coronavirus.

"La emergencia sanitaria requiere unidad, solidaridad y la práctica de los más altos valores humanos. Convoco a presentar propuestas que contribuyan a fortalecer y mejorar medidas ya adoptadas para preservar la salud y la vida de los bolivianos. #LaSaludEsPrimero #NoALaElectoralización", escribió Núñez en su cuenta de Twitter.

El 25 de marzo, la presidenta Jeanine Áñez declaró estado de emergencia sanitaria por el COVID-19 y endureció las medidas para que se cumpla la cuarentena como el cierre total de fronteras, una mayor restricción para la compra de alimentos según la terminación de la cédula de identidad y mayores multas para los que incumplan el aislamiento.

También se establecieron medidas económicas para apoyar a las familias con menos ingresos como la entrega de una Canasta Familiar para los ancianos que reciben la Renta Dignidad y que no perciben una pensión de jubilación, para mujeres embarazadas que reciben el Bono Juana Azurduy y para discapacitados.

A ello se suma, la entrega del Bono Familia de 500 bolivianos que se pagará por cada hijo que esté en prekínder, kínder y primaria en las unidades educativas públicas. El beneficio incluye a los niños con discapacidad, según un decreto recientemente aprobado. La reprogramación de créditos para las familias y empresas; así como la reducción temporal del pago de los servicios básicos, son otras medidas.

INSUMOS MÉDICOS Entre las medidas recientes de contención del coronavirus, el Gobierno informó ayer que concretó en la última semana la mayor compra de insumos médicos registrada en la historia del país, según el embajador de Ciencia y Tecnología, Mohammed Mostajo.

Según explicó, en el país solo existían un poco más de 400 camas de terapia intensiva, una situación que se busca revertir, ya que se concretó la compra de 500 nuevas camas de terapia intensiva y más de 1.000 de internación, que llegarán gradualmente en las próximas semanas.

También dijo que se adquirieron alrededor de 500 respiradores que llegarán al país de forma escalonada hasta junio próximo, tomando en cuenta las dificultades que se tienen en otros estados para transportar medicamentos.

Además, aseguró que el país cuenta con 26.000 pruebas de biología molecular disponibles para detectar pacientes con coronavirus, y se espera que lleguen otras 300.000 en las próximas semanas.

Dijo también que no hay personas que cumplan con los síntomas que pide la Organización Mundial de la Salud (OMS), para hacerse la prueba de detección del coronavirus. "Estamos por debajo el número de enfermos que esperábamos", agregó.

Resaltó que en Bolivia, el 94% de las personas cumplen disciplinadamente la cuarentena que determinó el Gobierno para evitar la propagación del coronavirus COVID-19.