Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de julio de 2020
  • Actualizado 22:19

Gobierno niega nueva denuncia de sobreprecio de $us 2 millones en compra de gas lacrimógeno

El Ministerio de Gobierno, en dos comunicados, calificó la denuncia como una “historia falsa” para hacer “guerra política” y desprestigiar a sus funcionarios. Ninguno de los dos manifiestos explica por qué se buscó un intermediario y se pagó un precio mayor.
Captura de pantalla del portal de la empresa Cóndor, que produce agentes químicos. OPINIÓN
Captura de pantalla del portal de la empresa Cóndor, que produce agentes químicos. OPINIÓN
Gobierno niega nueva denuncia de sobreprecio de $us 2 millones en compra de gas lacrimógeno

El Gobierno utilizó a una firma norteamericana como intermediaria para la compra de agentes químicos a un precio mayor al ofrecido antes por la firma brasileña Cóndor, según la documentación en la que fundó su denuncia el programa de TV “Detrás de la Verdad”.

El presunto sobreprecio había sido de más de 2 millones de dólares.

El Ministerio de Gobierno emitió dos comunicados anoche rechazando la denuncia a la calificó de ser una “historia falsa” y parte de una “guerra política” para dañar la imagen de esa cartera de Estado.

El cuestionamiento, según el programa “Detrás de la Verdad”, es que el Ministerio de Gobierno había hecho la cotización directa con Cóndor el 25 de noviembre de 2019, solicitando una propuesta técnica-económica para la compra directa de agentes químicos para la Policía Boliviana.

Sin embargo, al día siguiente, el mismo ministerio cambió de parecer y envió otra carta a Cóndor para indicar que la compra sería a través de la firma intermediaria Bravo Tactital Solutions LLC y no de un representante o distribuidor que la brasileña tuviera en Bolivia.

Ambas cartas tendrían la firma de Sergio Z., director general de Asuntos Administrativos del Ministerio de Gobierno.

Finalmente, la compra se hizo sin licitación a través de un contrato firmado por el ministro de Defensa, Luis Fernando López Julio, y por Brayan B. como representante de la empresa Bravo Tactical Solutions LLC por 5.649.137,64 dólares (39.317.998 bolivianos).

El programa periodístico reveló una cotización de Cóndor que muestra que el precio que Bolivia pagó al intermediario norteamericano fue mucho mayor.

Como agravante, estaría un presunto tráfico de influencias, pues el padre de la persona que firma en representación de Bravo tiene vínculos de amistad con Rodrigo M., funcionario del Ministerio de Gobierno y es un estrecho colaborador del ministro Arturo Murillo.

OPINIÓN intentó comunicarse con el ministro de Gobierno, pero él no contestó la llamada.

Horas después, la noche de ayer, un comunicado de la cartera de Gobierno rechazó las denuncias, pero sin explicar los detalles del proceso de adjudicación.

Se califica la información periodística como una guerra sucia y guerra política, y señala que los documentos presentados son una “historia falsa para dañar el prestigio y la dignidad del personal del Ministerio de Gobierno”. Asegura también que la compra del material antimotín se hizo “dentro de la ley y de las normas, y cumpliendo con absolutamente todos y cada uno de los requisitos que la legislación exige”.

Por su parte, el programa “Detrás de la Verdad”, a través de su cuenta de Facebook, pidió una entrevista con representantes de esa cartera de Estado para “hablar sobre la millonaria compra”.