Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de enero de 2022
  • Actualizado 18:25

Gobierno negocia una posible flexibilización de la exigencia del carnet de vacunación

Explicó que en una flexibilización se tomarían en cuenta elementos que, según las organizaciones, serían un inconveniente para el ejercicio de los derechos fundamentales.

Organizaciones de El Alto marchan pidiendo la abrogación de los decretos de carnet de vacunación. APG
Organizaciones de El Alto marchan pidiendo la abrogación de los decretos de carnet de vacunación. APG
Gobierno negocia una posible flexibilización de la exigencia del carnet de vacunación

El Gobierno negocia con organizaciones sociales una posible flexibilización del decreto que establece la exigencia del carnet de vacunación anticovid o prueba PCR para ingresar a lugares públicos y privados con aglomeración, reveló el ministro de Salud, Jeyson Auza.

“Nosotros estamos en pleno proceso de negociación con las organizaciones e instancias movilizadas para primero escucharlos y, en base a eso, ver la posibilidad de flexibilización de este decreto supremo, que tenga la salvedad de incorporar todas las preocupaciones que tienen estos sectores y de la misma forma tengamos la posibilidad de precautelar la salud del pueblo boliviano”, indicó el Ministro en conferencia de prensa.

Explicó que en una flexibilización se tomarían en cuenta elementos que, según las organizaciones, serían un inconveniente para el ejercicio de los derechos fundamentales.

“En ese sentido nosotros en esta lógica de coordinación con nuestro pueblo es que vamos a escuchar esas determinaciones y estamos trabajando en una posible propuesta, que pueda llevar a un fin a estas inquietudes que tienen ciertos sectores”, agregó.

Las restricciones entrarían en rigor desde el 26 de enero, sin embargo, ya hubo movilizaciones de sectores sociales que rechazan la exigencia de carnet de vacunación.

Los sectores que rechazan el decreto consideran que es inconstitucional, puesto que impediría el ejercicio de derechos como realizar trámites o transacciones bancarias, incluso el pago de servicios básicos, por no tener el carnet de vacunación o prueba PCR.

Varias de estas organizaciones argumentan que no están contras las vacunas, pero sí contra la “imposición” del carnet de vacunación.