Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de octubre de 2019
  • Actualizado 20:52

POLÉMICA

Gobierno dice que cabildo fue un “cierre de campaña” y quiso “usurpar” el voto

“El cabildo de La Paz es una movilización legítima, democrática, pero política”.
Miles de cochabambinos participan del cabildo por la democracia. (Dico Solís)
Miles de cochabambinos participan del cabildo por la democracia. (Dico Solís)
Gobierno dice que cabildo fue un “cierre de campaña” y quiso “usurpar” el voto

El vicepresidente Álvaro García Linera calificó ayer de perdedores a los “grupos políticos” que participaron en el cabildo paceño que determinó desconocer los resultados de las Elecciones Generales del 20 de octubre si gana el “binomio ilegal” del oficialismo, pues las encuestas establecen que ese partido derrotará a sus oponentes en la primera vuelta, según ANF.

Dijo también que la asamblea en la urbe paceña fue un “cierre de campaña de las candidaturas” opositoras y que la mayoría de los que participaron eran funcionarios de la Alcaldía de El Alto y de La Paz, así como la base política de las alianzas Comunidad Ciudadana (CC) y Bolivia Dice No (BDN).

“El cabildo de La Paz es una movilización legítima, democrática, pero política”.

6 Puntos de coincidencia

Los cabildos de Santa Cruz, La Paz y Cochabamba exigen comicios transparentes, control, voto castigo, juicio a Evo y desconocer su triunfo. También la abrogación de norma que permite chaqueos.

Respecto al cabildo cruceño, aseguró que fue multitudinario y expresó un malestar social y es una “lección” para el Gobierno.

Por su parte, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, advirtió, según la agencia ABI, que la oposición que participó en los cabildos de La Paz y Cochabamba buscó “usurpar” el voto de más de siete millones de bolivianos al incitar a desconocer por anticipado una eventual victoria del oficialista Movimiento Al Socialismo (MAS).

“Lo que no es democrático es convocar al desconocimiento de los resultados electorales, porque se están atribuyendo la voluntad popular de todo un país”.

La autoridad minimizó las concentraciones y cuestionó las resoluciones.

“Un cabildo de 5.000 o 10.000 personas no puede sustituir la voluntad democrática y general del país”.

Para el Gobierno “da la impresión que es una expresión anticipada de una derrota catastrófica de las fuerzas políticas conservadoras, pero estas peticiones antidemocráticas serán consideradas por el pueblo boliviano”, afirmó Quintana.