Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 27 de noviembre de 2021
  • Actualizado 22:32

Crean Unidad de Género para velar por mujeres policías; prevén que efectivos denunciados no usen arma reglamentaria

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, celebró la iniciativa del Gobierno. Mencionó que el organismo naciente coordinará acciones con su despacho.
Efectivos policiales antes de un operativo en La Paz. MINISTERIO DE GOBIERNO
Efectivos policiales antes de un operativo en La Paz. MINISTERIO DE GOBIERNO
Crean Unidad de Género para velar por mujeres policías; prevén que efectivos denunciados no usen arma reglamentaria

En el Día Internacional de la Mujer, el Gobierno consolidó la creación de la Unidad de Género dentro de la Policía Boliviana, misma que tendrá la misión de representar al segmento femenino que trabaja dentro de la institución verde olivo.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, informó, a través de los medios digitales: "Hoy creamos la Unidad de Género de nuestra Policía Boliviana, misma que dependerá directamente del Comando General de la Policía y tendrá contacto directo con el despacho del Ministerio de Gobierno, es decir, contacto directo conmigo como cabeza de sector".

De acuerdo con la autoridad del gabinete de Luis Arce, esta entidad naciente tiene el propósito de "velar por la aplicación efectiva de los derechos de las mujeres policías y responde a la necesidad de contar con una representación femenina dentro del equipo de asesores del Comandante General".

"Esta Unidad busca no solo empoderar a la mujer policía poniendo a una representante de ella a nivel estratégico en el Comando General, sino también contar con una representante que apoye de manera efectiva en la transversalización de género en las decisiones del Comando".

De aquí en más, este organismo se encargará de realizar seguimiento de las denuncias sentadas por las policías en contra de efectivos, desarrollar talleres y seminarios sobre masculinidades dirigidos a efectivos y analizar la posibilidad de impulsar una normativa que impida que los policías que cuentan con denuncias por violencia de género, no puedan usar arma reglamentarias.