Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 14 de abril de 2024
  • Actualizado 01:05

El Gobierno advierte que “falsas acusaciones” dividen al MAS y pide reflexión a sus militantes

El presidente de Bolivia, Luis Arce. EFE
El presidente de Bolivia, Luis Arce. EFE
El Gobierno advierte que “falsas acusaciones” dividen al MAS y pide reflexión a sus militantes

En el Día de la Revolución Democrática y Cultural, el Gobierno boliviano ratificó este domingo su compromiso en la consolidación del Estado Plurinacional y en la construcción de una Patria grande, unida, digna y soberana.

“Ratificamos que somos un gobierno del MAS-IPSP, electo por el pueblo boliviano en las urnas; ratificamos nuestros principios antiimperialistas, anticapitalistas, antineoliberales, anticoloniales y antipatriarcales, y ratificamos que seguiremos avanzando en el camino de nuestra Revolución Democrática y Cultural, así como en la consolidación de nuestro Estado Plurinacional de Bolivia, y en la construcción de una Patria Grande unida, digna y soberana”, se lee en un comunicado oficial.

Mediante ese reporte, el Gobierno rechazó también una serie de acusaciones infundadas, como que tendría un pacto de impunidad con la derecha política a cambio de gobernabilidad, que instruye el uso de banderas rojas en lugar de azules, que existe una protección oficial al narcotráfico y que lleva adelante un plan contra el presidente del Instrumento Político, Evo Morales, para impedir que sea candidato en las próximas elecciones nacionales, entre otras.

Afirmó que esas falsas acusaciones no solo dividen al Instrumento Político, sino que objetivamente no coadyuvan a tener un escenario favorable para una celebración conjunta este 18 de diciembre, Día de la Revolución Democrática y Cultural.

Asimismo, el Gobierno reconoce la existencia de tensiones internas que son agudizadas por las falsas acusaciones y ante ello sostiene que la mejor manera de resolver diferencias es hablando con “franqueza revolucionaria y en espacios internos del MAS-IPSP”.

“Profundizar la democracia interna en nuestro Instrumento Político nos haría más fuertes y nos convocaría a todas y todos a hacer el máximo esfuerzo de anteponer nuestras coincidencias sobre las diferencias, para construir, sobre la base de nuestros principios ideológicos y políticos, condiciones para seguir avanzando en unidad victoriosa”, remarca.

El Gobierno expresó que espera que se realice una profunda y amplia reflexión al interior del MAS-IPSP, a fin de evitar fracturas que, de profundizarse, generarán daños que costarán reparar y pondrán en riesgo el proceso más importante de transformaciones estructurales para el pueblo boliviano.

“Por sobre nosotros, como personas, debe anteponerse siempre el interés común y del sujeto histórico, que siempre es el pueblo organizado. El enemigo principal no se encuentra entre nosotros, y es imperioso tener sentido del momento histórico, como diría el comandante Fidel Castro en su maravilloso concepto de revolución, para evitar que se consume otro golpe de Estado por parte de la derecha fascista que no cesa en sus afanes de desestabilización, y que no solo se alegra de lo que está pasando al interior del MAS-IPSP, sino que lo alienta en alianza con la derecha internacional”, manifiesta.

En ese sentido, el Gobierno celebra un año más de la “histórica victoria política y electoral del 18 de diciembre de 2005, cuando el pueblo boliviano, a través de Evo Morales, y con el MAS-IPSP asumió el mando del país y emprendió, a la impronta de la resistencia antineoliberal que definió la "Agenda de Octubre", un camino de profundas transformaciones políticas, económicas, sociales y culturales, que el sangriento golpe de Estado de noviembre de 2019 no pudo destruir.

“Hoy, como gobierno del MAS-IPSP, continuamos, gracias a la unidad, lucha y conciencia del pueblo boliviano que recuperó nuestra democracia intercultural, en las calles y en las urnas, el año 2020”, afirma.