Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 21 de mayo de 2022
  • Actualizado 01:04

Gastos en dos regiones van para el agro y cuatro quieren caminos

Cochabamba y Beni invertirán más del 60% en proyectos agropecuarios mientras que Chuquisaca, La Paz, Potosí y Santa Cruz quieren mejorar sus vías. El 5% del total nacional va a salud.
Un proyecto de riego por aspersión en Santa Cruz. ABI
Un proyecto de riego por aspersión en Santa Cruz. ABI
Gastos en dos regiones van para el agro y cuatro quieren caminos

El presupuesto de los 9 gobiernos departamentales del país es de 5.518 millones de bolivianos. Estos recursos son limitados, sin embargo, el reto es optimizarlos y que las inversiones generen mayor impacto para la población. 

En comparación con el año pasado, la disminución es del 3%.

Un 45% de este total está destinado para proyectos de caminos mientras que para salud se utilizará solo un 5% y no lo harán todas las regiones.

La Fundación Jubileo publicó la información ¿En qué gastarán el dinero los gobiernos departamentales el 2022?, con la finalidad de que, a través de la difusión del presupuesto, la sociedad civil tenga conocimiento sobre la gestión.

Esta guía da cuenta que cada gobernación tiene sus prioridades.

Con respecto a salud, se incluyen los institutos psiquiátrico y psicopedagógico, y las escuelas de no videntes, pero no se toma en cuenta el incremento salarial para los trabajadores en salud.

En cuatro de las nueve regiones (Chuquisaca, La Paz, Potosí y Santa Cruz) se invertirá en obras viales mientras que dos (Cochabamba y Beni) usarán sus recursos en proyectos agropecuarios; uno (Oruro) en gestión de riesgos; uno (Tarija) en fortalecimiento institucional; y uno (Pando) en electrificación y energía.

“Estos bienes y servicios afectarán directamente a la calidad de vida de la población, lo que debe llevarnos a una mayor responsabilidad ciudadana para velar por su buen uso”, dice el documento.

Y es que los gobiernos departamentales son la instancia que tiene como principal función el desarrollo económico, productivo y social. Tienen 12 tipos de ingresos como son: regalías; recursos del fondo compensatorio departamental; coparticipación del Impuesto Especial a los Hidrocarburos y sus Derivados (IEHD); Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH); Impuesto a la participación en juegos; impuestos departamentales; recursos propios; transferencias del sector público; donaciones; préstamos externos e internos; transferencias del Gobierno Central para servicios personales de Salud y Gestión Social; y saldos en bancos de gestiones anteriores.

Aclara que los proyectos correspondientes a las carreteras de la Red Vial Fundamental están en el presupuesto de la Administradora Boliviana de Carreteras (ABC), para lo cual los gobiernos departamentales transfieren recursos de contraparte.

LOS RECURSOS

Bolivia tiene 5.518 millones de bolivianos para gastos, entre ellos, los proyectos de inversión por sectores.

El 45% va a caminos y solo el 0.1% está destinado para turismo. 

Otra de las prioridades es el sector agropecuario con el 18% y fortalecimiento institucional con el 12%. Muy por debajo y menor porcentaje está la electrificación y energía (6%) y salud (5%). Con el 2 y 1% está infraestructura urbana y rural, educación, medio ambiente, comercio, industria y servicios para el desarrollo y seguridad ciudadana.

Por debajo del 1% están deporte, defensa y protección de la mujer, cultura y patrimonio, gestión social y minería.

Santa Cruz tiene la mayor asignación de recursos con aproximadamente 22% (1.238 millones de bolivianos) seguido de Tarija con 21% (1.141 millones) y Potosí con 16% (870 millones). Estos tres departamentos tienen el 39% del total.

La Paz recibe 13% (710 millones), Cochabamba 8% (446 millones) y Chuquisaca 8% (434 millones); y los otros 3 departamentos reciben, en conjunto, el restante 12% de la torta. Está Beni con 290 millones, Oruro con 226 y Pando con 163.

Este año, según la guía de Jubileo, Bolivia suma 506 proyectos de inversión que están programados y representan 73 menos que en la gestión 2021.

Potosí tiene 123 proyectos, La Paz está con 105, Oruro con 86, Tarija con 69, Santa Cruz con 46, Chuquisaca con 41, Beni con 22, Cochabamba con 10 y Pando con 4.

AGROPECUARIO

Cochabamba tiene como prioridad el agro y para este sector dispuso un gasto de 28.423.956 bolivianos (61%); le sigue medio ambiente con 7.632.745 (16%); caminos con 6.481.436 (14%); y saneamiento básico con 4.247.267 (9%). 

La gestión departamental tiene 10 proyectos de inversión inscritos en su presupuesto total de 446.056.316 bolivianos. 

El potencial productivo de la Llajta se basa en el maíz, trigo, oca, papa, cebada, quinua, hortalizas, legumbres, café, caña, coca, plátano, piña, cítricos, palmito y flores.

Las obras estarán en Tiraque, Raqaypampa, Villa Tunari, Cochabamba, Colcapirhua, Región Andina, Valle Alto, Capinota y Ch’alla. Están consideradas la construcción de presa y sistema de riego, pavimentado, reforestación y manejo integral de bosques, aducciones, complejo productivo de papa, mejoramiento de camino y la formulación y elaboración del plan maestro.

Los gastos totales de Beni son 289.822.436 bolivianos y van primero al sector agropecuario. Son 30.532.492 bolivianos (61%) y le sigue caminos con 7.759.737 (15%), fortalecimiento institucional con 4.452.589 (9%), cultura y patrimonio con 2.805.697 (6%), medio ambiente con 1.952.464 (4%), electrificación y energía con 1.526.118 (3%), y saneamiento básico con 1.200.000 (2%).

Entre los proyectos de esta gestión está la implementación del programa de inversión pública, reconstrucción de edificio de secretaría departamental de obras públicas, construcción de puente, rehabilitación de catedral, construcción de puente vehicular, forestación con árboles de castaña, construcción de sistema de agua potable, apoyo a la producción e industrialización, mejoramiento de caminos y oficinas, control de sanidad agropecuario e inocuidad alimentaria, entre otros.

LOS CAMINOS

Para Chuquisaca, la prioridad es caminos con un 39% del total del presupuesto, le sigue agropecuario (26%), infraestructura urbana y rural (18%), electrificación y energía (15%), medio ambiente (2%) y salud (0.01%).

La Paz deja el 60% de su presupuesto para caminos y 23% para agropecuario. Gestión de riesgos, salud y fortalecimiento institucional tienen el 4% del presupuesto, cada uno. Más abajo, con un 3% está saneamiento básico y 1% para electrificación y energía y seguridad ciudadana. El 0.4% de los recursos es para educación, 0.2% para turismo y 0.1% para comercio, industria y servicios para desarrollo.

Potosí prioriza el 38% para caminos y 21% para fortalecimiento institucional. El 12% va para agropecuario y 9% para electrificación y energía, 7% para salud. Siguen con el 3% para infraestructura urbana y rural y 2% para educación, gestión de riesgos y comercio, industria y servicios para desarrollo. Más abajo, el 0.3% es para cultura y patrimonio y 0.1% para deporte.

Santa Cruz invertirá en 12 sectores. El 76% va a caminos y es el porcentaje más alto. Le sigue salud con 7%, agropecuario con 6%, seguridad ciudadana con 3%, defensa y protección de la mujer con 2%, electrificación y energía con 2%. El deporte, la gestión de riesgos, cultura y patrimonio y comercio, industria y servicios para el desarrollo con 1%. Educación y turismo tiene 0.4% del presupuesto, cada uno.

OTRAS INVERSIONES

Oruro equilibra en cinco sectores su presupuesto. Está gestión de riesgos con 22%, fortalecimiento institucional con 16%, caminos con 15%, electrificación y energía con 14% y agropecuario con 13%. Le sigue minería con 6%, y el 5% va para comercio, industria y servicios para desarrollo y medio ambiente. El 2% es para deportes y educación, cada uno.

Pando proyecta invertir solamente en 4 sectores. Está el 38% con electrificación y energía, 27% para caminos, 19% para salud y 16% para infraestructura urbana y rural.