Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 03 de julio de 2020
  • Actualizado 22:26

Expertos ven trilema en escenario electoral y plantean vías para comicios en medio de pandemia

Sugirieron mecanismos y medidas de seguridad que debe adoptar el Tribunal Supremo Electoral, TSE, para minimizar la exposición al contagio de coronavirus, ofrecer garantías al sistema electoral sin perder la capacidad de transparencia del proceso.

El Tribunal Supremo Electoral y candidatos se reunieron el martes para plantear elecciones el 6 de septiembre.
El Tribunal Supremo Electoral y candidatos se reunieron el martes para plantear elecciones el 6 de septiembre.
Expertos ven trilema en escenario electoral y plantean vías para comicios en medio de pandemia

Superar la incertidumbre, diseñar e innovar la votación en las elecciones generales afectada por razones de emergencia sanitaria compleja, y recuperar la institucionalidad ahora debilitada y frágil son tres temas que deben ser superados en Bolivia que se encuentra en puertas de llevar adelante un proceso electoral.

Cinco expertos en ciencia política, dos de ellos internacionales, analizaron el caso de Bolivia que convocará  a elecciones en medio de la pandemia. El foro virtual fue organizado por la Ruta de la Democracia, una alianza de organizaciones e instituciones independientes de la sociedad civil, académicas y profesionales.

Del foro “Lecciones para elecciones, en medio de la pandemia, caso Bolivia” participaron los argentinos Leandro Querido, director de Transparencia Electoral América Latina; Gustavo Villamil, consultor internacional en temas electorales; comentaron Sandra Verduguez, de la Fundación Jubileo; María Teresa Zegada, politóloga y socióloga, y Franklin Pareja, analista político.

Coincidieron en señalar que Bolivia se mantiene en fragilidad institucional y que aún arrastra conflictos no solo desde octubre y noviembre de 2019, sino desde febrero de 2016, cuando el gobierno del Movimiento Al Socialismo, MAS, ignoró el referendo que negó la repostulación del ahora exmandatario Evo Morales.

Sugirieron también los mecanismos y medidas de seguridad que debe adoptar el Tribunal Supremo Electoral, TSE, para minimizar la exposición al contagio de coronavirus, ofrecer seguridad al sistema electoral sin perder la capacidad de transparencia del proceso.

Muchos de los procesos deben realizarse a “control remoto”, es decir, habilitarse la tecnología para tratar de llegar a la mayor cantidad de votantes, incluso los que están en cuarentena y recuperándose de un contagio.

Horst Grebe, director del Instituto Prisma y miembro de Ruta de la Democracia, quien resumió las conclusiones, dijo que el TSE debe elegir una ruta crítica aplicando innovaciones para conseguir la participación de la gente resolviendo su incertidumbre en términos sanitarios. “Hay que limitar el paquete de innovaciones a lo mínimo imprescindible, se debe armar un catálogo estructurado de las recomendaciones aterrizadas a las circunstancias bolivianas, ver si alguna de esas medidas requieran introducir en la normativa legal”.

Sugirió también que los cambios planteados no deben generar susceptibilidades en actores políticos “hipersensibles frente a cualquier modificación o que ocurra una reclamación que pueda representar un conflicto posterior”.

Concluyó señalando que se debe evitar recargar demasiadas tareas e innovaciones en el Órgano Electoral Plurinacional, OEP, que “requiere ser fuertemente respaldado para que lleve adelante su labor y aseguró que es pilar de la catedral. Hay que calibrar las cosas, sistematizarlas y empezar un diálogo de consenso”.

MECANISMOS DE SEGURIDAD Gustavo Villamil, quien es ingeniero de sistemas y asesora a los organismos electorales de América Latina, dijo que es unánime la preocupación por establecer de manera pronta un gobierno legítimo, elegido democráticamente como única forma de asumir medidas eficaces para afrontar y superar las crisis sanitaria, política y económica que aquejan al país.

Aceptó que la amenaza es latente del contagio al virus del COVID-19 para lograr una participación importante que permita dotar al proceso eleccionario de la legitimidad que exige la actual coyuntura política y social del país. “Movilizar 6.2 millones de electores en las actuales circunstancias sanitarias reviste un alto riesgo para la salud de la población, y para el TSE representa una enorme responsabilidad, como quiera que escapa de su control asegurar la salubridad de los electores mediante la jornada de votación. No es suficiente la garantía de proveer de barbijos y antisépticos a los electores”.

Villamil planteó los siguientes mecanismos de seguridad para hacer posible el proceso electoral:

- Establecer un conducto oficial de comunicación en plataformas digitales y medios de comunicación orales, visuales y escritos para mantener a la población informada sobre todos y cada uno de las decisiones y actuaciones del TSE con la ejecución de las elecciones.

- Implementación de plataformas virtuales para la presentación de quejas reclamos y denuncias por incidentes, faltas y delitos electorales desde antes, durante y después de las comisiones.

- Exoneración de la función de jurado electoral a las personas comprendidas dentro de la población de riesgo ya sea por antecedentes de enfermedades crónicas. Habilitar una plataforma virtual para facilitar a la ciudadanía reportar esta situación.

- Recurrir a los medios digitales, de comunicación oral, visual y escrita de las instituciones educativas con experiencia en educación virtual para la ejecución del último paso de la capacitación de jurados, notarios y que jueces electorales.

- Incremento de las nuevas mesas de sufragio para reducir el número de lectores en cada uno de los recintos.

- Ubicar los recintos electorales para reducir la necesidad de movilización de los lectores para el ejercicio del sufragio.

- Procurar utilizar espacios abiertos como corredores o lugares cubiertos en recintos.

- Aumento de la jornada establecida para la votación.

- Monitorear la temperatura corporal para el ingreso de los electores de los recintos electorales.

- Asignar una franja horaria específica para el sufragio de la población con mayor vulnerabilidad del contagio.

- Asignación de recursos para la votación distribuyendo la carga en la mesa electoral de manera uniforme durante el día al fin de que no presenten aglomeraciones en ningún momento y se reserve una hora y mesa adicional para atender los casos que por fuerza mayor no pudieron asistir a la hora establecida.

- Asignar una franja horaria específica para el sufragio de la población electoral con mayor vulnerabilidad al contagio.

- Monitoreo de la temperatura corporal para el ingreso de los electores a los recintos electorales

- Habilitar aplicaciones móviles en los recintos electorales para asignar los horarios de votación por fuerza mayor.

- Habilitar para las personas contagiadas mecanismos postales y virtuales para cumplir con un derecho del sufragio sin poner en riesgo al resto de la población.

- Digitalización de las actas electorales directamente en los recintos para transmisión y publicación en directo una vez recibidas en las oficinas o centros de procesamiento, llámese imágenes fotográficas o escaneadas para transmitir el cómputo oficial.

- Se sugiere también visibilizar mediante sistemas de circuito cerrado de televisión e internet las actividades sensibles y críticas como la recepción y custodia de los sobres electorales.

- Divulgación de resultados electorales en sistemas de cómputo preliminar y oficial desde la recepción de la primera carta electoral con actualizaciones permanentes.

- Disponibilidad de información a través de las plataformas de divulgación de los sistemas de cómputo preliminar y oficial desagregada y detallada por todos los niveles fotográficos existentes, incluyendo las votaciones y las imágenes de los textos por cada mesa de sufragio.

- Disponibilidad de herramientas que faciliten el monitoreo en tiempo real del comportamiento de los procesos de cómputo preliminar y oficial en cada una de las etapas.

El experto argentino dijo que desde el comienzo de la crisis sanitaria y a la par de la adopción de las medidas de confinamiento, las plataformas tecnológicas se han convertido en un aliado importante para la continuidad de ciertas actividades que no exigen la presencia física de los interesados.

ELECCIONES CON INTEGRIDAD El consultor Leandro Querido dijo que las elecciones con integridad son elecciones basadas en los principios democráticos de sufragio universal e igualdad política consagrados en normas y tratados internacionales, cuya preparación y gestión son profesionales, imparciales y transparentes durante todo el ciclo electoral.

Alrededor de 50 procesos electorales fueron postergados en el mundo por la pandemia. Corea del Sur desarrolló con éxito sus elecciones legislativas y Estados Unidos mantiene sus elecciones primarias.

Señaló que se podría implementar tecnología, aunque el tiempo para el TSE es muy corto.

La politóloga Sandra Verduguez advirtió que el escenario electoral no estaba en su mejor momento y la población está en una especie de emergencia desde 2019. “Hay una crisis institucional, económica y social”.

Agregó que todas las crisis han afectado a la institucionalidad del TSE que ahora está obligada a encontrar medidas sanitarias, nuevas estrategias para llevar adelante elecciones transparentes respetando el derecho a la salud y el derecho político. “Debe ser (las elecciones) inclusivo, independiente, legal y transparente, además de abordar la ciberseguridad y protección del voto”.

Llamó a la ciudadanía a que también se adecue y planteó que los observadores del voto puedan tener garantías en su trabajo.   

María Teresa Zegada, socióloga y politóloga, advirtió que el contexto boliviano es crítico no solo por salud, sino porque se está arrastrando desde el referendo de 2016 la fragilidad de las instituciones, el irrespeto al ciudadano la no independencia de poderes, agudizado por la decisión de la presidenta transitoria Jeanine Áñez de concursar en las elecciones. “La presidenta ha contaminado más el escenario”.

Señaló que Bolivia no vivirá nuevas elecciones, sino que continuará con el proceso electoral suspendido el 3 de mayo tras la explosión de la pandemia, por tanto no pueden haber cambios en la Constitución, sino realizarse en base a ellas.

Recomendó que en ese escenario el TSE debe mantenerse en pie brindando certezas, otorgando confianza a los electores y garantizando que la curva de contagios no se elevará. “Debe mantener un sistema de información más intenso, aislar los cálculos políticos, el adelantamiento y retraso (de la fecha de elecciones) favorece a unos y otros”.

Aseguró, sin embargo, que las elecciones no van a resolver la crisis política y que el escenario a mediano y largo plazo es complejo. “Si no se lleva adelante un proceso de consenso muy pronto podría generarse desacato de sectores que estén disconformes si son perdedores”.   

Finalmente, el analista Franklin Pareja señaló que el escenario político no ha cambiado mucho porque las reglas de juego fueron impuestas  por Evo Morales.  “Fue una construcción malintencionada del MAS que ha dejado al menos cinco inaplicaciones de su propia Constitución Política del Estado promulgado en 2009. El garante de la constitucionalidad ha declarado que la Constitución es inconstitucional”

Aseguró que las reglas inequitativas se mantienen y han  contaminado a los demás. “Este Gobierno de Áñez debía hallar la estabilidad política y una pacificación, pero ninguno de esos mandatos se ha logrado. Y lo que es peor, ella decide ser un competidor más y hereda ese diseño y arquitectura del pasado”.