Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de febrero de 2024
  • Actualizado 20:00

ANÁLISIS

Exministro Ríos prevé mayor importación de combustible en los siguientes años y caída en la producción en el país

La exautoridad estuvo en Buena Noche de Opinión Bolivia y explicó la situación que vive el país y las proyecciones que se tienen para más adelante. 

El exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, en Buena Noche./ CAPTURA DE VIDEO
El exministro de Hidrocarburos, Álvaro Ríos, en Buena Noche./ CAPTURA DE VIDEO
Exministro Ríos prevé mayor importación de combustible en los siguientes años y caída en la producción en el país

La coyuntura con relación al combustible en el país, en especial el diésel, ha provocado que nuevamente se registren filas en los surtidores y genere malestar en los conductores. Para el exministro de Hidrocaburos, Álvaro Ríos, en 2024, el país importará mayor cantidad de combustible y la situación será mayor en 2025 ante la caída de producción en el país. 

La exautoridad estuvo en Buena Noche de Opinión Bolivia y explicó la situación que vive el país y las proyecciones que se tienen para más adelante. 

"El próximo año, no vamos a importar 2.400 millones de dólares, vamos a necesitar 3.000 millones de dólares, porque la producción está cayendo, ese es nuestro problema. En este contexto, las autoridades en materia económica tendrán que saber hasta cuando pueden mantener la subvención".

Ríos dió como detalle, que esta situación que atraviesa el país ya se advirtió en 2013 y que el país ha pasado de ser exportador a ser importador. 

"Bolivia está atravesando un punto de inflexión muy complicado en materia energética... Estamos transitando de ser un país neto exportador de energía a un país neto importador de energía. El 2012 para adelante, fruto de reservas descubiertas, es que pudimos llegar hasta 6 mil millones de exportaciones, y las importaciones eran muy pequeñas... El 2013 ya veíamos la declinación de nuestros campos de gas y petróleo y advertimos esta situación desde el 2013, estamos 10 años después, nos hemos consumido las reservas de gas de condensado, sin embargo, Bolivia ha tansitado a ser un importador de energía. Ya comenzó fuerte en 2022, este 2023 vamos a importar cerca a los 1.400 millones de dólares entre gasolina y diésel, pero la exportaciones son cerca a 2.000 millones de dólares, tenemos un déficit comercial energético de 400 millones de dólares. 

Sobre el tema de subvención, manifestó que YPFB importa 2.400 millones de dólares y vende el combustible en menos de la mitad de precio, lo que genera solamente 1.200 millones de dólares.

"Hemos estado vaciando las arcas de YPFB, eso ha pasado, y ahora esta institución tiene que depender de lo que le de el TGN o el Ministerio de Finanzas para importar combustible oportunamente. La plata tiene que estar con tiempo para importar".

Por otro lado, considera que dentro de esta coyuntura también influye el tema logístico. 

"Es mucho más complejo tener que importar más de 50 mil barriles por día de combustible por camión, entonces esta complejidad de logística hace que YPFB, por más esfuerzosque haga, pero esto se complica, y no va a ser mejor. Recién estamos viendo la punta del iceberg, pero esto es fruto de no haber reconocido oportunamente que debimos hacer una nueva ley de hidrocarburos".

Entre sus proyecciones, manifestó que en los años 2029-2030, al paso que va el país, se va a exportar. 5.500 millones de dólares en hidrocarburos.