Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:38

Exjefes militares presentan el libro y declaraciones de Evo para desvirtuar acusación en caso ‘golpe’

Jarjury y Terceros presentaron fotocopias de libros ante la Fiscalía como descargos. ERBOL
Jarjury y Terceros presentaron fotocopias de libros ante la Fiscalía como descargos. ERBOL
Exjefes militares presentan el libro y declaraciones de Evo para desvirtuar acusación en caso ‘golpe’

Los exjefes militares Gonzalo Terceros y Palmiro Jarjury presentaron hoy ante la Fiscalía un memorial con sus descargos en el caso denominado “golpe de Estado”, al cual adjuntaron parte del libro de memorias de Evo Morales y sus declaraciones cuando renunció a la Presidencia, con el objetivo de demostrar que el exmandatario decidió dimitir en 2019 antes de la sugerencia de las Fuerzas Armadas.

El general Terceros era Comandante de la Fuerza Aérea y el almirante Jarjury comandaba a la Armada. Ambos estaban en la conferencia de prensa en que las FFAA sugirieron la renuncia de Morales la tarde del 10 de noviembre de 2019 y ahora están con detención preventiva acusados de terrorismo, sedición y conspiración en el caso denominado “golpe de Estado”.

La imputación de la Fiscalía acusa a Jarjury y Terceros de haber facilitado generar un ambiente inestabilidad, respaldar la sugerencia de renuncia de las FFAA y obligar a que se mantenga un estado de pánico, obligando al gobierno elegido a dimitir.

En su defensa, los exjefes militares expresaron varios argumentos, como las mismas palabras de Evo Morales.

Del libro “Volveremos y Seremos Millones” de Evo Morales, los excomandantes extrajeron un pasaje en que el expresidente se refiere a la decisión de renunciar y señala lo siguiente: “Entonces  dormí con la conciencia tranquila, la decisión de   renunciar era un buen cálculo para evitar una masacre. Renuncié el domingo”.

En base a ese texto, Terceros y Jarjury concluyeron que Morales había decidido su renuncia el sábado 9 de noviembre, por lo cual la sugerencia de renuncia del 10 de noviembre no tuvo desencadenó en esa decisión. 

También su memorial transcribe parte del discurso en que Morales anunció púbicamente su dimisión: “Estamos  renunciando, estoy renunciando justamente para que mis hermanas y hermanos,  dirigentes, autoridades del  Movimiento al Socialismo,  no sean hostigados, perseguidos,  amenazados.  Lamento mucho este golpe cívico y algún sector de la policía plegarse para atentar a la democracia...”.

Los militares observaron que en ese discurso, en ningún momento Morales se refirió o mencionó a las Fuerzas  Armadas como  un factor preponderante, predominante  o importante  en la  decisión de asumir la renuncia   a  su  mandato   constitucional.

Mencionaron que incluso vieron el mensaje de Morales junto a Kaliman y el entonces Ministro  de Defensa, Javier Zavaleta, y que éste seguía al mando de la entidad castrense hasta 30 horas después de la dimisión del primer mandatario.

Para sustentar su versión, Terceros y Jarjury también mencionaron el libro “Golpe de Estado a Evo La Historia (no) Contada de una Conspiración…”, de Juan Carlos Corzón. El mismo texto fue usado por la Fiscalía para argumentar la imputación.

En dicho libro se sostiene que la idea de renunciar ya estaba lista antes de que Morales viaje el 10 de noviembre al Chapare, desde donde se hizo pública su dimisión al cargo.

Para corroborar la versión de que Morales decidió renunciar antes de la sugerencia de las Fuerzas Armadas, los militares testimoniaron además que, al mediodía del 10 de noviembre, el entonces jefe de la Casa Militar, general Milton Navia, había ya informado a Kaliman de que Morales renunciaría a la presidencia.

Asimismo, recordaron la declaración de José Antonio Quiroga, excoordinador político de Comunidad Ciudadana, quien testificó que antes de la sugerencia de las FFAA, se reunió con personeros del MAS, Manuel Canelas y Adriana Salvatierra, y le comunicaron que Morales había decidido renunciar.

“Consiguientemente, hubo  el  pronunciamiento de varios  sectores  sociales e incluso de la propia COB, que siempre acompañó la gestión de Evo Morales, así como la Defensora del Pueblo, le pidieron la renuncia, pero esa renuncia ya estaba asumida y  lista horas antes de abordar la aeronave que le iba a trasladar a Chimoré, lugar donde iba a pronunciar su renuncia”, agregaron.

En su memorial, Terceros y Jarjury también aseguraron que no tenían conocimiento íntegro del comunicado que leyó Kaliman la tarde del 10 de noviembre, puesto que el Comandante en Jefe había ordenado su redacción.

Rechazaron que entonces se haya deliberado, sino explicaron que obedecieron de manera disciplinada al entonces comandante Kaliman y siguieron las últimas instrucciones que les dio Evo Morales el 4 de noviembre, de mantener las  tropas en los cuarteles, cuidemos las instalaciones y sin generar ningún temor a nadie.

El rol de Áñez 

Los dos militares negaron que hayan ayudado a Jeanine Añez a asumir la presidencia, como se les imputó por parte de la Fiscalía.

También rechazaron que en su imputación se les atribuya la represión a órdenes de Áñez, violación a los derechos humanos y “verbos nucleares del tipo penal de Terrorismo”, puesto que ellos pusieron su cargo a disposición la noche del 12 de noviembre, la misma cuando Añez asumió la presidencia.    

“A nosotros dos en particular, la señora Áñez nunca nos dio alguna orden para reprimir las protestas con saIdos fatales  de  muertos y heridos, ya que -reiteramos- apenas supimos que se cambiaba de presidente, casi inmediatamente pusimos nuestros cargos a disposición, y nosotros Terceros y Jarjury, por primera y única vez vimos a la señora Añez alrededor  de  las  23:00  horas  del  día  12 de  noviembre  de  2019  y  nunca recibimos orden alguna de la citada señora”, aseguraron.