Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 13 de abril de 2021
  • Actualizado 19:40

Evo lucha contra la COVID-19 con apoyo de médicos cubanos

Reuniones sin bioseguridad son factores cruciales en la salud del expresidente que presenta mejoría. El candidato a gobernador Rafael Tata Quispe pide a la Fiscalía un proceso penal en su contra.
El expresidente Evo Morales se toma una selfie con un grupo de seguidores. DICO SOLÍS
El expresidente Evo Morales se toma una selfie con un grupo de seguidores. DICO SOLÍS
Evo lucha contra la COVID-19 con apoyo de médicos cubanos

Desde su regreso al país, el expresidente Evo Morales apareció en decenas de concentraciones masivas sin distanciamiento social y en muchas ocasiones sin el uso elemental del barbijo. 

El pasado lunes, la polémica sobre su contagio por COVID-19 trató de pasar desapercibido por los tuits en contra de la “derecha” por parte del exmandatario y las declaraciones de dirigentes y candidatos de su partido, el Movimiento Al Socialismo (MAS). 

Actualmente, Morales se encuentra internado en la clínica Los Olivos de Cochabamba y según medios nacionales, fuentes del recinto, quienes prefieren mantener el anonimato, confirmaron que el expresidente y líder sindical recibió la visita de médicos cubanos quienes le realizaron un chequeo para saber cómo está su salud.

Las declaraciones de las fuentes indican que, desde hace dos días, los galenos cubanos hacen un seguimiento cercano a la evolución de la salud del expresidente. De hecho, se llegó a evaluar la posibilidad de trasladarlo a La Habana, aunque esto no prosiguió ya que los mismos informantes señalaron que Morales ya no tiene fiebre y su estado mejora.

Su regreso fue marcado por un recibimiento en la localidad de Villazón (Potosí) y que culminó días después con una masiva concentración en el aeropuerto de Chimoré en el trópico de Cochabamba. Desde aquel momento, se acostumbró verlo en reuniones donde no se respetaron las medidas de bioseguridad, como la cena con el presidente de Argentina, Alberto Fernandez, de quien se sospechó un contagio por COVID días después de dicha reunión, ampliados en la Llajta, en la Casa Campestre o en la región del trópico, entre otros.

DE OFICIO

Entre tanto, el candidato a gobernador Rafael Tata Quispe pidió a la Fiscalía que, tal como hizo con él, inicie un proceso penal de oficio contra Evo Morales por promover reuniones multitudinarias de personas en medio de la pandemia, con la agravante de que el exmandatario está contagiado de COVID-19, reportó ERBOL.

Quispe recordó que en abril del año pasado la Fiscalía le inició un proceso penal y casi lo mete preso por atentado a la salud, debido a una reunión en el área rural durante la emergencia sanitaria, pero ahora no hace nada cuando Morales reúne a miles en el Chapare.  

“Yo estaba reunido con 50 personas. Él (Morales) ha estado creo que con cinco mil y sin barbijo y con enfermedad comprobada”, dijo.

Quispe dijo que es una irresponsabilidad del expresidente por realizar las concentraciones.