Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 25 de octubre de 2021
  • Actualizado 13:41

Eurocámara pide liberar a Áñez, descarta golpe y critica la justicia

Denuncia presión política y detenciones arbitrarias e ilegales. También suma 9 pedidos que incluyen reabrir el caso Neurona, cambios en la ley y elección del Defensor del Pueblo.
La Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, en la Eurocámara. PARLAMENTO EUROPEO
La Alta Representante de Política Exterior de la Unión Europea, Federica Mogherini, en la Eurocámara. PARLAMENTO EUROPEO
Eurocámara pide liberar a Áñez, descarta golpe y critica la justicia

El Parlamento Europeo se pronunció ayer sobre la situación de Bolivia, en particular por la detención de la expresidenta Jeanine Áñez y otros altos cargos.

En la resolución expone que en el país no hubo golpe de Estado; que el mandato de Áñez fue constitucional; que hay presos políticos; y que el Movimiento Al Socialismo (MAS) controla la justicia, principalmente. 

Con 396 votos a favor, 267 votos en contra y 28 abstenciones se hizo 10 pedidos, entre ellos liberar a la exmandataria, dos exministros y otros “presos políticos” que están encarcelados desde hace más de un mes acusados en el caso denominado golpe de Estado. 

A su vez, el texto aprobado señala que Áñez “cumplió plenamente con su deber como vicepresidenta segunda del Senado, al colmar el vacío presidencial provocado por la dimisión del expresidente Evo Morales tras los disturbios violentos desencadenados por la tentativa de fraude electoral”.

También expresa la preocupación del Europarlamento por “la falta de independencia e imparcialidad del sistema judicial boliviano y por la prevalencia de problemas estructurales”.

Asimismo, denuncia la presión política ejercida sobre el poder judicial para perseguir a los opositores políticos.

La sesión del Parlamento Europeo duró 30 minutos y se escuchó la intervención de más de una docena de parlamentarios de diversas líneas políticas.

La Resolución Conjunta (RC-244/2021) fue propuesta por tres bloques del Europarlamento: el Partido Popular Europeo, el Grupo de Conservadores y Reformistas Europeos, además de Renovar Europa.

LOS PEDIDOS

Además del pedido de liberación inmediata y que se “retiren los cargos por motivos políticos” contra Áñez y exautoridades, denuncia y condena “la detención arbitraria e ilegal”, hubo otras 9 demandas.

El segundo es instar a que haya un marco de justicia transparente e imparcial, sin presiones políticas. 

Por otro lado, se pide a las autoridades a que presten toda la asistencia médica necesaria para garantizar el bienestar de la exmandataria.

A su vez, se sugiere a Bolivia haga cambios estructurales y reformas en el sistema judicial.

En el quinto punto, subraya la importancia de respetar la tutela judicial efectiva y garantizar que el poder judicial esté libre de toda presión política ya que las víctimas merecen una justicia real e imparcial y que todos los responsables rindan cuentas “sin que se conceda ninguna amnistía o indulto debido a sus opiniones políticas.

Se pide también el pleno respeto de la independencia de los poderes y la plena transparencia en todos los procedimientos judiciales.

Un séptimo punto señala que es importante abordar “la cuestión generalizada de la corrupción en el país”. Sobre esto plantea la modificación de los artículos del Código Penal sobre los delitos de sedición y terrorismo, que “incluyen definiciones demasiado amplias que dan lugar a posibles violaciones de los principios de legalidad y proporcionalidad.

El texto, en otro punto, señala que la Fiscalía de Bolivia debe reabrir la investigación sobre el caso Neurona, de supuesta canalización por parte del Gobierno de Morales de $us 1.6 millones de fondos públicos a través de pagos irregulares. Dicho caso es de interés en España porque involucra a políticos del partido de izquierda Podemos.

A su vez, en el punto nueve pide a las autoridades bolivianas que lideren un proceso de reconciliación “con el objetivo de rebajar la tensión y la hostilidad latentes en la sociedad boliviana”.

Por otro lado, urge el nombramiento de un Defensor del Pueblo “independiente e imparcial” para abordar las causas profundas de la crisis que asuelan el país”.

APOYO

Desde la oposición defendieron la resolución y demandaron su cumplimiento.  

“Instamos a las autoridades del Órgano Ejecutivo el cumplimiento de las referidas recomendaciones con el objeto de restaurar el estado de derecho, cese la persecución política y se eviten más sanciones a nivel internacional (como las impuestas a autoridades venezolanas)”, señala el documento de Creemos.

En tanto que el jefe de Bancada de Comunidad Ciudadana (CC) en la Cámara de Diputados, Carlos Alarcón, dijo que el pronunciamiento confirma el diagnóstico sobre la “delicada situación para la democracia y el estado de derecho” que se vive en Bolivia y confirma que no hubo golpe de Estado sino sucesión constitucional.

Carolina Ribera, hija de la exmandataria, dijo que la declaración fue “muy clara”.

“Todo país u organismo internacional tiene el derecho de manifestar su voz cuando se quebranta la democracia y un estado de derecho de un país y tiene la obligación moral e histórica de manifestarse cuando son violentados los derechos humanos”, añadió.

Rechazo en el MAS por “intervencionismo” 

La resolución del Parlamento Europeo fue rechazada por los líderes del Movimiento Al Socialismo (MAS) que además denunciaron “intervencionismo” e injerencia en asuntos internos, que no permitirán.

El exmandatario del estado, Evo Morales, además de los actuales presidentes de la Cámara de Senadores y Diputados, Andrónico Rodríguez y Freddy Mamani, respectivamente, se pronunciaron por separado.

Morales afirmó que, con la decisión, la “ultraderecha” del Parlamento Europeo confirmó su “complicidad en el golpe de Estado”.

“En clara actitud intervencionista pide impunidad y olvidar muertos de Sacaba y Senkata. El pueblo boliviano tiene memoria y dignidad.

La justicia debe cumplir con rol constitucional”, escribió en su cuenta oficial de Twitter.

Por su parte, Rodríguez, a través de Facebook, expresó su rechazo ante lo que considera una intención para lograr la “impunidad” de Áñez y sus colaboradores. No obstante, resaltó que únicamente se emitió una resolución y no una sanción “como pretendían algunos opositores”.

“Invitamos a parlamentarios europeos y a Organismos Internacionales a que verifiquen que no se ha vulnerado ningún derecho en nuestro país. Los bolivianos no queremos venganza por el golpe de Estado y las masacres de Senkata y Sacaba, buscamos justicia”, acotó.

Finalmente, Mamani señaló que la posición es “irresponsable” ya que se realizó sin haber realizado “ningún tipo de verificación sobre la situación de Jeanine Áñez”.

“Bolivia es un país soberano, donde se busca justicia por los hechos de 2019. Rechazamos cualquier tipo (de) injerencia”, afirmó.

El ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo, dijo que el país “ya no es una colonia” y defendió que las decisiones que asume la Justicia en Bolivia “son soberanas, autónomas y siempre en el marco de la institucionalidad”.

El exministro de esta cartera de Estado Carlos Romero aclaró que la resolución no tiene carácter vinculante, pero sí político, por lo que no tiene por qué cumplir la “exigencia” porque Bolivia es un país soberano y se maneja de acuerdo a sus propias normas e instituciones.

Otros actores

• El abogado estadounidense Thomas Becker, de la Clínica Internacional de Derechos Humanos de Harvard, lamentó que el Parlamento Europeo, para elaborar su informe sobre Bolivia, no haya tomado en cuenta a las víctimas de las masacres de Senkata y Sacaba, y el hecho de que Jeanine Áñez comandaba entonces a las fuerzas de represión y hasta aprobó un decreto para dar impunidad a los uniformados que dispararon a la población civil desarmada, reportó ABI.

• El europarlamentario Leopoldo López Gil manifestó que Áñez fue detenida de manera indebida y que al parecer es a consecuencia de una venganza política, orquestada por Evo Morales luego de su “fallido intento por mantenerse en el poder”.

• De parte de la izquierda, Manu Pineda sostuvo que Evo Morales ganó las elecciones de 2019 de forma “impecable” y que posteriormente hubo un “violento golpe de Estado”. Denunció asesinatos de parte de fuerzas del orden bajo impunidad otorgada por la exmandataria.