Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 28 de enero de 2022
  • Actualizado 14:47

"Es satánico", "nos quieren matar", "prefiero una bala", argumentos que manejan antivacunas

"No queremos que la vacuna sea obligatoria, sino voluntaria. No me voy a vacunar, prefiero que me metan una bala y que después me vacunen, nadie de mi familia va a recibir la vacuna", señala.

Ciudadanos antivacunas realizan una protesta en la plaza 14 de Septiembre de Cochabamba. APG
Ciudadanos antivacunas realizan una protesta en la plaza 14 de Septiembre de Cochabamba. APG
"Es satánico", "nos quieren matar", "prefiero una bala", argumentos que manejan antivacunas

"Prefiero que me metan una bala antes de que me vacunen", afirma Gregorio Tusco, presidente de los médicos tradicionales del municipio de Palos Blancos y que se resiste a la vacunación contra el coronavirus (Covid-19) que impulsa el gobierno para frenar los contagios.

Tusco afirma que la dosis es experimental y su aplicación puede tener serias consecuencias en las personas que reciben los inoculantes, incluso dice que puede producir la muerte. Agrega que por eso prefiere acudir a la medicina natural y rechaza que el gobierno obligue a portar el carnet de vacunación.

"Con la vacuna no estamos de acuerdo porque mucha gente vacunada con la primera, segunda dosis están muriendo. Si fuera una vacuna que dé una solución para que acabe la pandemia estaríamos de acuerdo", indica.

El médico tradicional relata que desde que inicio la pandemia en el país no se contagió pese a que atendió varios pacientes infectados, a quienes asegura los ayudó a recuperarse de la enfermedad. También cree que la vacuna es una política internacional para hacer desaparecer a los países pobres.

"Soy médico tradicional y no me contagie aún atendiendo a los enfermos, ayudándolos a recuperarse con la medicina tradicional afrontamos el virus. La vacunación es una política internacional es un genocidio y nos quieren matar a los países pequeños, a los países pobres, no podemos permitir eso", agrega.

Afirma que varias personas en su municipio rechazan los inoculantes porque temen morir y a las consecuencias que se generen a largo plazo.

"No queremos que la vacuna sea obligatoria, sino voluntaria. No me voy a vacunar, prefiero que me metan una bala y que después me vacunen, nadie de mi familia va a recibir la vacuna", señala.

Una mujer expresa su rechazo a los inoculantes.

Toribio Marca también rechaza la dosis anticovid. Relata que es evangelista y que su religión no le permite recibir los inoculantes porque consideran que la vacuna es la "marca de la bestia" en referencia al libro bíblico del Apocalipsis.

Además, Marca refuerza su rechazo a las dosis porque uno de sus sobrinos que recibió la vacunaen la ciudad de El Alto falleció por complicaciones en su salud a causa del Covid-19.

"La vacuna es la marca de la bestia, es satánico, con eso te quieren marcar como ganado. Estas cosas que están pasando te alertan en la biblia, por eso rechazamos la vacuna. No nos pueden obligar, no pueden atentar contra nuestro derecho. No queremos la vacuna porque yo tengo familiares que se han vacunado, peor igual han muerto", señala.

Otra mujer que prefirió no dar su nombre indica que con la aplicación de la vacuna pueden contraer enfermedades y después morir.

"Son vacunas experimentales, ¿cómo pueden querer experimentar con nuestros, con nuestros hijos? Eso no lo vamos a permitir, nos quieren matar. No sabemos que tienen esas vacunas, nos están poniendo cualquiera cosa, químicos a nuestros cuerpos y eso no lo vamos aceptar. Que el Gobierno nos explique por qué están muriendo los vacunados si supuestamente son seguras ¿dónde están los estudios científicos?", cuestiona.

Los denominados antivacunas rechazan la aplicación de las dosis anticovid porque coinciden que es mejor la inmunidad natural, es decir adquirir la enfermedad y curarse, que ser vacunado. También consideran que es preferible tratarse con productos naturales y tener un sistema inmune naturalmente fortalecido. Su resistencia a las dosis aumentó debido a que el Gobierno aprobó decretos supremos que obligan a portar carnet de vacunación o una prueba PCR negativa, para el ingreso a instituciones públicas y privadas. Piden la abrogación de las normas.

El Ministerio de Salud asegura que las vacunas anticovid son seguras y generan defensas que aplacan la intensidad del virus, por tanto, es recomienda a la población inmunizarse.

Remarca que la vacunación no evita que una persona se libere de contraer la pandemia, por el contrario dijo que si está expuesto y no sigue con medidas de bioseguridad de seguro se contagiará pero lo vacuna le ayudará a reducir los efectos letales que presenta en esta época de la pandemia.

Diálogo

Tras las protestas de los antivacunas que se registraron en diferentes regiones del país, el gobierno convocó por segunda vez, este martes, al diálogo al sector que rechaza la vacuna.

Sin embargo, según el viceministro de Coordinación con Movimientos Sociales y Sociedad Civil, Juan Villca, el sector demandó la renuncia del ministro de Salud, Jeyson Auza.

"Los hemos convocado, hemos tenido una respuesta más política, nos han dicho 'queremos que el ministro se vaya, que se abroguen los decretos', no se puso en la mesa de debate el cómo hacemos para que nuestros ciudadanos tengan la seguridad ante esta cuarta ola, que es más peligrosa en cuanto al contagio", indicó.