Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 26 de enero de 2022
  • Actualizado 00:45

Embarazos adolescentes condenan a menores a servir a sus parejas

Entre enero y septiembre de 2021, Bolivia registró más de 29 mil embarazos en niñas y adolescentes. Los datos solo incluyen a las que acuden a servicios sanitarios.

Foto referencial de una adolescente embarazada en Bolivia. ARCHIVO
Foto referencial de una adolescente embarazada en Bolivia. ARCHIVO
Embarazos adolescentes condenan a menores a servir a sus parejas

"Corte y confección quería estudiar por lo menos. Siempre he visto cómo mi mamá trabajaba a veces lavando y otras veces ayudando a cocinar, pero después de eso venía a la casa a seguir haciendo las cosas, la comida, todo. Al final, te desocupas a la hora de dormir". Este es el relato de Celinda (nombre cambiado), que concibió a los 14 años y dio a luz a su primera hija a los 15.

El padre de su primogénita y sus otros tres pequeños es su actual pareja, pero Celinda nunca quiso concubinas (vivir sin casarse) y menos tener hijos siendo adolescente. Solo cuenta que este hombre la tomó "casi por la fuerza y con amenazas", y una vez que supo del embarazo, su madre le dijo que la única salida era que se fuera a vivir con él.

"Mi mamá es evangélica y siempre dice que tienes que aceptar los hijos que te mande Dios y hasta ahora dice que las cosas para cuidarte (métodos anticonceptivos) no es de creyentes", contó.

SERVICIO

Los embarazos adolescentes condenan a muchas menores a una vida de servicio para sus parejas y, en muchos casos, de la familia extendida, después de verse obligadas a abandonar sus estudios y estar expuestas al maltrato.

Así lo informó el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA) en la "Investigación sobre uniones tempranas en menores de 16 años en la zona de la cordillera de los municipios de Tiquipaya y Sacaba" que, si bien está centrado en embarazos de ambas zonas rurales, sus características en común no difieren de los embarazos en menores de las zonas urbanas.

En el caso de Celinda, de 30 años, tuvo que hacerse cargo de todo un hogar de forma inmediata, cuidar de su hijo y su esposo, además debía preparar el alimento para sus suegros y en ocasiones para sus cuñados. 

Según la investigadora principal de dicho estudio, Vivian Schwarz, no tiene sentido y hasta parece "irracional" tener que explicar a la población el por qué no debería ser normal ver a una niña o adolescente embarazada e incluso haciéndose cargo de un hogar a tan corta edad.

Una de las terribles consecuencias de las uniones tempranas en estas niñas y adolescentes, sobre la cual Schwarz enfatiza, es la desigualdad en la distribución de tareas de cuidado, que a la corta edad de 18 años ya tiene a estas jóvenes "agotadísimas", pues deben cuidar de sus hijos, pareja, padres, suegros, animales y de su chacra.

"No se consideran merecedoras de ellas mismas. Nunca van al médico", lamentó. 

Celinda, por ejemplo, fue al médico por última vez hace cinco años, después de su último parto para una breve revisión.

VIOLENCIA

En el área rural, según este estudio, la mayor parte de los embarazos a adolescentes y uniones tempranas suceden bajo situaciones de violencia en todas sus formas, incluso la psicológica, aprovechando que, a falta de información y educación sexual, muchas de las menores ni siquiera pueden reconocer cuando son víctimas.

OTRAS CAUSAS

Entre otras causas para la alta tasa de embarazos adolescentes está la pobreza, que forma parte de una especie de círculo aliado a la desinformación y la falta de educación sexual integral en las comunidades y sociedad en general.

Según detalla el responsable de Salud Materna de UNFPA Bolivia, Gustavo Tapia, la desigualdad de género también marca una de las causas más fuertes para los embarazos adolescentes, además de la falta de acceso a servicios de salud sexual y reproductiva.

"La educación sexual integral debe darse tanto dentro de las escuelas como fuera de ellas", apuntó.

ANTICONCEPTIVOS

Según lamentó Tapia, una causal muy marcada que incrementa las cifras en embarazos adolescentes es la falta de demanda por atención en salud sexual y reproductiva, así como para acceder a los métodos anticonceptivos.

"Los adolescentes tienen miedo y vergüenza, por eso cuando se trata de buscar atención médica quieren todo rápido, de lo contrario se desaniman y abandonan los establecimientos en ese momento", señaló.

Dijo también que, por ello, es necesario mejorar la atención en calidad y calidez, sobre todo si se trata de este tipo de población.

"Hay barreras de acceso al mismo establecimiento porque no está preparado para brindar una atención rápida y confidencial que espera el adolescente cuando acude. Ellos necesitan llegar y tener privacidad y confidencialidad, porque como los establecimientos atienden en comunidades hay gente que los conoce y emite juicios de valor", manifestó.

En ese sentido, Tapia indicaó que actualmente se encuentra en etapa de socialización una campaña de transformación del servicio en salud para esta población en temas de salud sexual y reproductiva. Se trata del programa AIDA, que incluye la posibilidad de tener horarios diferenciados para adolescentes y señalética para guiarlos a sus consultas.

También destaca que la atención en las farmacias no suele ser la adecuada para los adolescentes ya que, en numerosas ocasiones, estos menores reportaron sentirse juzgados por las personas que los atienden e incluso cuestionados sobre su edad y su libertad para ejercer su sexualidad.

"En las comunidades, incluso, todos se conocen y tienen miedo de que les digan a sus papás", agregó.

INICIATIVA

En ese sentido, la UNFPA inició en septiembre de 2021 el proyecto "Promoviendo la igualdad de género para el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de adolescentes en Bolivia", teniendo como sedes las zonas de Sacaba y la zona sur, en Cochabamba; y en La Paz, El Alto, Senkata y el macrodistrito de Cotahuma. También incluye propuestas de transformación en los servicios de salud y en la educación sexual para los adolescentes, entre otros puntos.

Más datos

2021

Entre enero y septiembre de 2021 se registraron más de 29 mil embarazos en el país. El Ministerio de Salud lleva el registro de los embarazos cuyas gestantes logran acudir a servicios de salud.

2020

Este año, Bolivia registró 39.000 embarazos en adolescentes, de los cuáles 37.829 corresponden a jóvenes de entre 16 y 19 años, y 2.170 se tratan de menores de 15.

2019

Según el Ministerio de Salud, en 2019 se registraron 2.632 embarazos en niñas menores de 15 años en Bolivia. De enero a mayo de 2020, la cifra fue de 663 embarazos en este mismo grupo poblacional, dando un promedio de cuatro embarazos de niñas por día a nivel nacional. Sin embargo, sumados los embarazos en adolescentes hasta los 19 años, son más de 13 mil, es decir 89 embarazos por día en niñas y adolescentes en Bolivia.

Pandemia

El responsable de Salud Materna de UNFPA Bolivia, Gustavo Tapia, lamentó que el periodo de duración de la pandemia de coronavirus (aún vigente) haya impedido tener el 100% de certeza en cuando a las cifras de embarazos en niñas y adolescentes menores de edad, tomando en cuenta las restricciones para la movilidad de toda la población en general, además del riesgo de contagios.