Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 14:11

Las embarazadas y las vacunas, ¿qué dicen las instituciones?

El Servicio Departamental de Salud (SEDES) de Cochabamba no recomienda que este grupo reciba la dosis contra la COVID-19 debido a desconocimiento de efectos a largo plazo. El doctor Roger Carvajal no se cierra a la inoculación y advierte que cada caso debería evaluarse.
Tres mujeres embarazadas esperan ser atendidas el 27 de julio de 2020, en Instituto Nacional Materno Perinatal de Lima (Perú). EFE
Tres mujeres embarazadas esperan ser atendidas. EFE
Las embarazadas y las vacunas, ¿qué dicen las instituciones?

Las informaciones con respecto a la vacunación contra la COVID-19 en embarazadas son distintas y varían según las instituciones sanitarias. El sector poblacional gestante de Bolivia también se encuentra ante la incertidumbre de tomar una decisión de inocularse o no.

Frente a esta situación y mientras los ciudadanos nacionales ya acceden a la inmunización a través de los fármacos Sputnik V y Sinopharm, en países como México, por ejemplo, las embarazadas ya son consideradas dentro de los programas de vacunación.

Entonces, se presenta la disyuntiva: ¿las embarazadas deben recibir la inyección? Para comenzar, el Servicio Departamental de Salud (SEDES) de Cochabamba, más específicamente, su jefe de Epidemiología, Yercin Mamani, sugiere que este grupo de mujeres no sea inyectado. Explica que se desconoce si pueda existir efectos a largo plazo en bebés. "Eso es lo que no se conoce en este momento en recién nacidos. Por ello, la recomendación es que no debería vacunarse. Las sugerencias son contradictorias".

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), por su parte, incentiva a que las gestantes reciban el fármaco. En su portal web oficial, argumenta: "Las personas embarazadas tienen más probabilidades de enfermarse gravemente a causa de la COVID-19 en comparación con las personas no embarazadas. Si está embarazada puede vacunarse. Vacunarse contra la COVID-19 durante el embarazo puede protegerla de enfermarse gravemente a causa de la COVID-19".

De todos modos, reconoce que las informaciones son escasas. "Los datos actuales sobre la seguridad de las vacunas contra la COVID-19 en personas embarazadas son limitados".

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) admite que existe poca evidencia relacionada con posibles efectos en el tiempo de los inyectables.

Al respecto, el inmunólogo boliviano Roger Carvajal, quien en 2020 asesoró al Ministerio de Salud dentro del Comité Científico para evaluar el comportamiento del virus, refiere que si bien no hay evidencia científica en embarazadas, estas mujeres sí podrían acceder a la dosis, siempre y cuando se vinculen con ambientes de alto riesgo. Por ejemplo, si trabajan en hospitales.

"Está la idea de que, ante mucho riesgo, por ejemplo, gente vinculada con hospitales, como no hay nada a favor ni en contra, algunos médicos lanzaron la propuesta de que deben vacunarse, pues es más importante el beneficio que el riesgo. Incluso, eso generará experiencia. Así es la investigación médica".

"No hay información básica, pero el doctor debería decir. No hay definición institucional, ni del Estado, ni de agencias de salud, no hay nada. Si como médico tengo una paciente embarazada y está en alto riesgo de contraer por su contexto, sí le de recomendaría la inmunización. Si no está en contacto, con cuidados puede eludir el problema".