Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 25 de septiembre de 2020
  • Actualizado 07:35

Embajador alemán ve con malos ojos la paralización de venta de litio a su país

El embajador alemán en La Paz, Stefan Duppel. Foto: Twitter.
El embajador alemán en La Paz, Stefan Duppel. Foto: Twitter.
Embajador alemán ve con malos ojos la paralización de venta de litio a su país

Tras el anuncio del Gobierno de una disolución “amigable” de la sociedad con una empresa alemana para la exportación de litio a este país, el embajador germano en Bolivia, Stefan Duppel, advirtió que esta cancelación conllevaría un “duro revés” para las relaciones económicas entre ambos países, según informó EFE.

“Detener el proyecto representaría un duro revés para nuestras relaciones económicas bilaterales y para la credibilidad internacional de Bolivia como un lugar de inversión”, esfatizó Duppel a través de su cuenta en Twitter.

El viceministro de Altas Tecnologías, Luis Ferrufino, se refirió a dicha “salida amigable”, subrayando que la misma se daría a través de una respuesta positiva de la empresa alemana ACI Systems para retirar voluntariamente los depósitos que hizo para conformar la empresa mixta con la estatal Yacimientos del Litio Bolivianos (YLB).

Ambas entidades firmaron un acuerdo para la conformación de una empresa mixta dedicada a la explotación de este mineral en el salar de Uyuni, en octubre de 2018, considerando que se trata de una de las mayores reservas de litio a nivel mundial con cerca de 21 millones de toneladas.

Evo Morales, emitió un decreto para la explotación, producción y comercialización de litio en el salar por el lapso de 70 años por parte de la empresa mixta.

El acuerdo señalaba un aporte mayoritario por parte de la empresa boliviana para la conformación de esta sociedad, con un 51%, dejando el 49% de cuota dentro de las obligaciones para ACI Systems, de Alemania.

El capital total de la sociedad sería de 10 millones de dólares.

La inversiónpara una planta industrial de cátodos y de baterías sería cercana a 900 millones de dólares, en un plazo de tres años, para comenzar la producción.

Morales anuló el decreto en noviembre, en medio de una protesta del Comité Cívico de Potosí, que iba en contra de los bajos beneficios acordados.

Duppel advirtió que el acuerdo es jurídicamente vinculante, aunque fue “cancelado unilateralmente y sin fundamentar”, durante la gestión de Morales.