Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 22 de octubre de 2020
  • Actualizado 16:29

El "Doctor profe", superhéroe virtual que enseña y cura en Bolivia

Su mejor "arma" es una computadora, que lo conecta con más de mil estudiantes de primaria y secundaria, entre ellos del colegio San Ignacio de La Paz. También es doctor, traumatólogo, y decidió ser un médico voluntario para ayudar a través de consultas virtuales.
Jorge Villarroel, alias "Doctor profe", quien con la máscara y el atuendo del superhéroe Capitán América, da su clase virtual de artes plásticas a través de internet. EFE
Jorge Villarroel, alias "Doctor profe", quien con la máscara y el atuendo del superhéroe Capitán América, da su clase virtual de artes plásticas a través de internet. EFE
El "Doctor profe", superhéroe virtual que enseña y cura en Bolivia

El "Doctor profe", alias del boliviano Jorge Villarroel, se pone una máscara de algún superhéroe para su clase virtual de artes plásticas y luego la bata médica para atender a sus pacientes a través de internet.

La mejor "arma" del "Doctor profe" es su computadora, que lo conecta con más de mil estudiantes de primaria y secundaria, entre ellos del colegio San Ignacio de La Paz, para avanzar en su materia a pesar de la cuarentena, que suspendió las clases presenciales en Bolivia por la COVID-19.

El profesor contó a EFE que adecuó un pequeño espacio en su casa para poner una pizarra, los marcadores y sus pinceles para dictar su clase, pero además decidió darle un toque divertido y se puso la máscara y el atuendo de Spiderman antes de comenzar la transmisión.

Al maestro boliviano siempre le gustó el mundo de los superhéroes y pensó que sería una buena idea vestirse como uno para llamar la atención de sus estudiantes, sacarles una sonrisa y avanzar su materia.

EL SÚPER PROFESOR

El "Doctor profe" vio el "éxito" de su clase y decidió hacer sus propios disfraces de superhéroes, buscó las máscaras y adecuó su ropa para que vaya acorde al personaje.

Hasta ahora tiene unos ocho trajes, como Superman, Ironman, Flash, Pantera Negra, Batman y Linterna Verde.

"El maestro tiene que reinventarse en el tiempo COVID para continuar y seguir educando, tenemos que volvernos a reinventar, tenemos que volvernos superhéroes, grandes maestros", añadió.

El "Doctor profe" no solo saca sonrisas de sus estudiantes, que en muchas ocasiones están conectados antes de tiempo, sino también de algunos padres de familia que se suman a la clase.

Con este método logró que todos sus estudiantes se conecten y que cumplan con los trabajos asignados.

"Se puede cambiar la educación para que sea divertida, pero también que sea recta y buena para que el estudiante pueda aprender", expresó.

Como todo superhéroe, tiene un fiel amigo a su lado, su perro Coquito, a quien también viste acorde a su disfraz y aparece en algunas clases para enseñarles a los niños el respeto a los animales.

La peculiaridad de este profesor llamó la atención incluso de colegas en otros países, que le piden que haga charlas sobre su forma de enseñanza.

"Es interesante ver que mi forma de dar clases pueda ser la inspiración para otros profesores, me piden que pueda darles una guía y que podamos reinventarnos entre todos", contó.

EL SÚPER DOCTOR

El profesor también es doctor, su especialidad es la traumatología, y decidió ser un médico voluntario para ayudar a personas que lo necesiten a través de consultas virtuales.

Muchas veces debe cambiarse el disfraz de superhéroe para ponerse la bata de médico y ayudar a superar dolencias o hacer el seguimiento de algún tratamiento de los pacientes.

Villarroel señaló que ahora los verdaderos superhéroes son los doctores que están en primera fila y que atienden a los más de 16.000 casos confirmados de coronavirus en el país, pues su trabajo es un aporte en estos difíciles tiempos.

"También sé que los médicos tratan de sacar sonrisas a sus pacientes, aunque sea muy difícil en este tiempo, son un pilar fundamental para superar esta enfermedad", acotó.

Los días del "Doctor profe" se van preparando sus clases, dictando su materia, atendiendo algún paciente, revisando las tareas, cociendo sus nuevos trajes y cuando tiene algún espacio en su agenda, también enseña zumba y sale a las calles a alimentar a los perros callejeros.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad