Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 21 de enero de 2022
  • Actualizado 05:04

Dirigente alteño dice que es presionado para que defienda a los que no quieren la vacuna

Explicó que el sector de los padres de familia alteños, no están en contra la vacunación, sino que rechazan que se los obligue a recibir el inmunizador sin "ninguna prueba científica".
Una vista general de la ciudad de El Alto.
Una vista general de la ciudad de El Alto.
Dirigente alteño dice que es presionado para que defienda a los que no quieren la vacuna

Sabino Ávila, presidente de la Federación de Padres de Familia (Fefepaf) de El Alto, manifestó este jueves que es presionado por sus bases para defender la posición de ese sector que no quiere recibir la vacuna.

El dirigente alteño participará de la marcha de este 10 de enero junto a otras organizaciones sociales que rechazan los decretos 4060 y 4061 y, piden la renuncia del ministro de Salud, Jeyson Auza.

"Como dirigentes de la Federación de Padres de Familia dependemos de nuestras bases y somos portavoces (...) nosotros estamos sometidos a las bases y el que le habla recibió las dos dosis de la vacuna, pero el sentir del pueblo es distinto y estamos siendo rebasados por nuestras bases", dijo el dirigente en declaraciones al portal informativo Urgente.bo.

Explicó que el sector de los padres de familia alteños, no están en contra la vacunación, sino que rechazan que se los obligue a recibir el inmunizador sin "ninguna prueba científica".

De acuerdo a Ávila, el Estado no puede obligar a los padres de familia y menos a los estudiantes a que todos se vacunen, ya que su criterio, eso vulnera normas constitucionales.

"El Estado no puede obligar a que un estudiante o padre de familia coman del mismo pan, quiero decir que no hay mucha confianza en la vacuna", subrayó el dirigente alteño.

Otro motivo por el que no recibirán la vacuna indicó, es que no hay prueba de que el inmunizador proteja a una persona al 100% del contagio. "Muchos que han recibido la segunda dosis o la tercera, se han infectado, es por eso la desconfianza. Dos, no hay un informe científico y no somos conejillos de indias", agregó Ávila.

El gobierno postergó la presentación del carnet de vacunación hasta el 26 de enero.