Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 10:36

Diputado de CC: Poder alterno de Evo causa profunda inestabilidad política

Evo Morales, expresidente de Bolivia y Gustavo Aliaga, diputado por Comunidad Ciudadana.
Evo Morales, expresidente de Bolivia y Gustavo Aliaga, diputado por Comunidad Ciudadana.
Diputado de CC: Poder alterno de Evo causa profunda inestabilidad política

El diputado por Comunidad Ciudadana (CC) Gustavo Aliaga, luego de los recientes conflictos a raíz de la abrogada Ley 1386, observa que el “poder alterno de Evo Morales” dentro el gobierno de Luis Arce causa profunda inestabilidad política que afecta al país y al prestigio boliviano ante la comunidad internacional.

“Estamos un momento de profunda inestabilidad, la gente en las regiones ya no acepta líderes de ningún lado y el mundo nos ve como un país inestable”, dijo a tiempo de remarcar que este fenómeno ha dado paso a que las regiones comiencen a tomar protagonismo por el factor de poder político.

El diplomático boliviano indicó que el manejo político y económico no está siendo llevado de manera eficiente, porque la influencia de Evo Morales causa mucha distorsión dentro el gobierno.  

Citó como ejemplo las críticas del exministro de la Presidencia Juan Ramón Quintana, dando un “golpe bajo” a Luis Arce al apuntarlo de no saber gobernar y señalar a los asambleístas del MAS de no saber defender sus propias leyes.

Lamentó que el gobierno de Arce no asimile que la crítica no es de Quintana sino de Morales, porque cuando habla está diciendo lo que piensa Evo Morales, quien está llevando al país al hoyo de la política internacional, alineándose a los gobiernos dictatoriales de El Salvador, Cuba, Venezuela y Nicaragua.

Señaló que, en medio de esta situación, se ahondan las diferencias entre regiones, donde el oriente sigue creciendo al 6% y el occidente sigue parado, lo que aumenta la inestabilidad no solo política, sino también económica.

Aliaga recuerda que la gente buscó estabilidad y por eso, probablemente, respaldó con el 53.11% al presidente Luis Arce, pensando que podría desarrollar sus actividades económicas en forma normal.

Considera la economía sigue siendo automática por los precios internacionales de las materias primas, lo que demuestra que Arce “no es un presidente que garantiza eficiencia económica”.

Sostuvo que no se puede seguir en este ritmo de profundas diferencias y sugiere que, en estos tres meses de pausa, con motivo del fin de año y los dos primeros meses de 2022, se ingrese a un tiempo de reflexión para evitar mayores confrontaciones entre regiones y sectores opuestos.

Cree urgente corregir el factor de inestabilidad dentro el mismo gobierno y evitar que el próximo año Bolivia ingrese a la “democracia del populismo complejo y difícil”, junto a El Salvador, Nicaragua, Venezuela y, probablemente Brasil, porque la incertidumbre sería mayor agravando la situación de desempleo que agobia a muchos bolivianos.