Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:01

Día 8 deja dos incendios, “acuerdo”, más heridos y diferentes versiones

Arnold Alanes dijo que hay solución tras entregar galpones, pero la convulsión sigue entre cocaleros de Los Yungas. Un hombre cayó de un barranco, según reportes.
Imágenes de los conflictos suscitados nuevamente en Villa Fátima, con incendios y choques. APG
Imágenes de los conflictos suscitados nuevamente en Villa Fátima, con incendios y choques. APG
Día 8 deja dos incendios, “acuerdo”, más heridos y diferentes versiones

Se activó ayer la violencia en Villa Fátima, La Paz, donde los cocaleros de Los Yungas volvieron a enfrentarse con la Policía. En medio, hubo, de nuevo, denuncias de uso de dinamita, granadas de gas y unos seis heridos en una jornada. Hasta el día 8 de ayer, la crisis entre los productores de la hoja del occidente ya suma alrededor de una veintena de lesionados.

Todo sucede debido al interés entre los dirigentes por concentrar el mercado de la Asociación Departamental de Productores de Coca (Adepcoca). Este mes se conoció sobre la existencia de tres bloques. El de Arnold Alanes ha sido reconocido por el Gobierno. Esto aumentó el disgusto de otras facciones.

Por tercera vez, los cocaleros intentaron tomar la sede. En la víspera avisaron sobre una mejor articulación, reforzada por distintos sectores, como el comercio y el transporte.

La Policía volvió a evitarlo y se produjeron enfrentamientos que dejaron tres lesionados. De acuerdo con Radio Fm Bolivia, uno de ellos tenía el rostro ensangrentado, mientras que otro, llamado Pedro Mullisaca, cayó unos 30 metros en un barranco, cerca del puente Minasa. Algunos manifestantes, que fueron a auxiliarlo, refirieron que la persona habría sido “empujada” por los efectivos del verde olivo.

Sin embargo, otra versión indicó que el señor resbaló y cayó al fondo, tras intentar esquivar un balín de goma.

La violencia se agudizó luego de que se desarrollaran dos incendios: uno en un edificio y otro en pajonales. Al respecto también hubo versiones encontradas, pues la Policía denunció que habrían sido los cocaleros los que originaron ambos hechos, munidos con dinamitas y gasolina.

“Son los cocaleros quienes están haciendo el uso de dinamitas. También están utilizando gasolina con material inflamable", citó Urgente.bo.

Un vecino, sin embargo, le echó la culpa a los efectivos, asegurando que estos  habrían lanzado granadas de gas, lo que derivó en el fuego en el cuarto piso de la construcción.

“ACUERDO”

El dirigente Alanes intentó poner paños fríos al conflicto, arguyendo que todos los frentes llegaron a un “consenso por la pacificación” y que existirían dirigentes que están “confundidos”. Sus aseveraciones se dieron después de que entregara galpones para la comercialización de coca a diferentes regionales en el mercado de Villa Fátima.

“A partir de esta acción creo que ya no hay discurso para confrontar a Los Yungas, ya no hay motivo para enfrentar a la familia  cocalera”, dijo.

No obstante, la tensión, luego de las 18:30, continuó latente. Efectivos del orden volvieron a dirigirse a la zona ante la violencia latente. Con respecto a los detenidos, los reportes extraoficiales apuntan a casi 20 que portaban dinamitas.

Los vecinos expresaron malestar. “Déjennos tranquilos. Estamos peligrando. Lanzan dinamitas, gases y queman casas (…) no tenemos problemas ni con la Policía ni con los cocaleros”, dijo uno de los lugareños, según Urgente.bo.