Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 01 de diciembre de 2020
  • Actualizado 07:11

Despojan del poder a Murillo que mira la alcaldía de Cochabamba

La presidenta Jeanine Áñez también destituyó al hasta ayer ministro de Educación, Deportes y Culturas, Víctor Hugo Cárdenas y designó otras dos autorides tras su censura.
 
El exministro de Gobierno, Arturo Murillo. APG
El exministro de Gobierno, Arturo Murillo. APG
Despojan del poder a Murillo que mira la alcaldía de Cochabamba

A 11 meses en el poder, Arturo Murillo, el hombre fuerte del Gobierno de la presidenta Jeanine Áñez, fue destituido y ahora pone su mirada en la alcaldía de Cochabamba.

Tras ser censurado por la Asamblea Legislativo, la semana pasada, y una serie de dificultades para su notificación y que se cumpla su alejamiento, ayer la Mandataria tomó la decisión de reemplazarlo por Wilson Santamaría, que se desempeñaba como viceministro de Seguridad Ciudadana.

Murillo fue duramente cuestionado y estuvo en el ojo de la tormenta por la adquisición de gases lacrimógenos para las fuerzas del orden con presunto sobreprecio, lo que derivó en su caída. Ninguna de las denuncias en su contra logró alejarlo del poder. Primero fue el entonces ministro de la Presidencia, Jerjes Justiniano y continuó con el exprocurador José María Cabrera, quien aseguró que la exautoridad pidió su destitución porque se opuso a la privatización de la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica Cochabamba (ELFEC). En la misma línea, el exdirector de la Unidad de Investigaciones Financieras (UIF) Ramiro Rivas denunció que recibió presiones para que investigara a Luis Arce Catacora, presidente electo, según los resultados del conteo rápido. Más antes, el exministro de Economía, Óscar Ortiz, reconoció problemas con Murillo por la compra de camionetas, por ejemplo, que derivaron en su renuncia.

Entre medio, se presentaron los escándalos del caso Samanta, tras la acusación a una mujer como la raptora de la niña y que al final tuvo que desmentir esa versión. También observaron su viaje a EEUU en medio de la crisis de Gabinete que derivó en la renuncia de tres ministros, para un encuentro con personeros de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la gestión de créditos para el país.

“Se deja sin efecto la designación del ciudadano Arturo Murillo Prijij como Ministro de Gobierno. Se designa temporalmente al ciudadano Wilson Santamaría Viceministro de Seguridad Ciudadana como Ministro de Gobierno”, dice el Decreto Presidencial 4367.

LOS PLANES

Pese a su destitución, Murillo aseguró en una entrevista con El Deber, que continuará acompañando a la Mandataria “hasta el último día de su mandato, como ella quiera y desde donde ella quiera”.

Agregó que después de que Áñez entregue el mandato, se tomará unas vacaciones de 30 días fuera del país y luego pondrá su mirada en el futuro.

Entre sus planes está seguir en la política y no descarta postular a la alcaldía de Cochabamba.

“Quiero ayudar a mi pueblo en su Alcaldía (de Cochabamba), que ha sido totalmente abandonada, retrocedió décadas y necesita gente que la ayude, que corte la corrupción, es un nido terrible. Hay que dar un giro a eso”, manifestó en la entrevista.

Dijo también que no tiene ninguna intención de asilarse en otro país.

“Si quieren perseguirme y encarcelarme me van a encontrar en mi casa, no tengo miedo a eso”, acotó.

DESTITUCIÓN

Además de Murillo, el ministro Cárdenas también fue destituído tras la censura de la Asamblea por no asistir a la interpelación en la que debía referirse a la clausura del año escolar. En su lugar se designó, mediante el Decreto Presidencial 4368, a Reynaldo Paredes como titular de la cartera. Ambos están en el cargo de forma interina hasta que se designe a las nuevas autoridades titulares.

Paredes se desempeñaba como viceministro de Educación Superior y Formación Profesional.

El artículo 158 numeral 18 establece que son atribuciones de la Asamblea “interpelar, a iniciativa de cualquier asambleísta, a las Ministras o los Ministros de Estado, individual o colectivamente, y acordar la censura por dos tercios de los miembros de la Asamblea. La interpelación podrá ser promovida por cualquiera de las Cámaras. La censura implicará la destitución de la Ministra o del Ministro”.

La presidenta de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP), Eva Copa, poco antes de la destitución advirtió con un juicio de responsabilidades a la Mandataria, en caso de que no cumpla con la Constitución Política del Estado (CPE).

Cárdenas estuvo envuelto en un escándalo, luego de que compartió un chiste homofóbico sobre la frase de un candidato del MAS que decía que ser socialista es ser sociable.

La exautoridad fue duramente criticada por el cierre del año escolar y el Tribunal Constitucional Plurinacional le dio un plazo de 10 días para garantizar el derecho a la educación. Por otro lado, se generaron algunas protestas de trabajadores desvinculados de los exministerios que se fusionaron en su cartera de Estado.

ARRAIGO

El presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Choque, citado por ERBOL, pidió a Murillo y otros miembros del gabinete, someterse a la Ley del Arraigo para rendir cuentas de sus actos de gestión pública. Dijo que como establece la ley promulgada por la presidenta del Senado, Eva Copa, todas las autoridades no deben salir del país durante tres meses y someterse a las nuevas autoridades y posteriormente liberarse de esa situación.

Explicó que si el Ejecutivo no lo ha publicado en la Gaceta Oficial no es problema, porque para la Asamblea, con mayoría del MAS, ya es ley, por lo tanto, los ministros que están en ejercicio ya no pueden salir del país ni las autoridades de los cuatro órganos.