Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 12 de abril de 2021
  • Actualizado 03:03

Denuncian que proyecto peruano atenta contra la población boliviana en La Paz y Oruro

Apaza afirmó que el canal de Villachaulllani desvía los caudales del río Mauri, lo que pone en riesgo a la ciudadanía del lado nacional.
El canal peruano
El canal peruano de Villachaullani. ERBOL
Denuncian que proyecto peruano atenta contra la población boliviana en La Paz y Oruro

El presidente del directorio de Cuenca de Usuarios de las Aguas del Desaguadero-Mauri (Dicuadema), Saúl Apaza, denunció que el proyecto peruano de toma y el canal de Villachaullani están desviando caudales del río Mauri, poniendo en riesgo a muchas poblaciones del sector en el lado boliviano.

Dijo que el año pasado, en plena pandemia, Perú inauguró dicho canal de conducción que es componente de un sistema de abastecimiento del proyecto Vilavilani II Fase I, con el que se va a trasvasar 350 litros hacia la región de Tacna.

Advirtió que este desvío unilateral va a comprometer la vida de varias comunidades bolivianas asentadas en sus alrededores, sobre todo en los departamentos de La Paz y Oruro.

“Estamos pidiendo sensibilidad a nuestros hermanos peruanos.Tengan un poco de consideración porque son nuestras mismas familias que estamos en uno u otro lado. Sabemos todos por cultura e historia lo que nos une, pero lamentablemente este hecho es un atentado a la salud y a nuestros derechos reconocidos por normas internacionales”, afirmó en su visita a la ciudad de La Paz, donde formuló la denuncia pública.

Manifestó que están trabajando en una denuncia que podría interponerse ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), para lo que pidió el respaldo de las instituciones bolivianas llamadas por ley porque se trata de la vida de los uru chipayas, amenazada de extinción.

Recordó que los pueblos ancestrales en el lado boliviano siempre vivieron de las aguas de esta cuenca y ahora estarían destinados a la migración por falta de agua.  

En el Perú se informó que el Proyecto Especial Tacna (PET) se encuentra dentro del marco de su norma, y las aguas que se traerán de la zona alto andina no perjudican a la región de Puno.

Medios incaicos informaron que Tacna tiene una de las tasas más altas de crecimiento poblacional del Perú del orden del 2% anual. En la actualidad, el déficit hídrico es de 0.25 m3/s, lo que no permite disponer de agua potable las 24 horas de servicio en domicilio.