Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 10 de julio de 2020
  • Actualizado 11:52

Denuncian que exsuegra de Zapata trabaja en Embajada boliviana en España

Hace más de diez años, la pareja Hugo Carvajal–Elizabeth Ayaviri vive en España. Hace pocos meses, la mujer ingresó a trabajar a la legación diplomática de Bolivia en el país europeo, situación que es observada por bolivianos que residen allá y cuestionan a la Cancillería. Ella fue implicada por lavado de activos durante la investigación de la exnovia de Evo Morales.

La canciller Karen Longaric y Hugo Carvajal.
La canciller Karen Longaric y Hugo Carvajal.
Denuncian que exsuegra de Zapata trabaja en Embajada boliviana en España

Elizabeth Ayaviri, esposa del exministro de Educación Hugo Carvajal Donoso durante la segunda gestión de Gonzalo Sánchez de Lozada (2002-2003), trabaja en la Embajada de Bolivia en España, según una denuncia de bolivianos residentes en ese país europeo.

La información la confirmó una fuente allegada a la Cancillería boliviana. Ayaviri desempeña funciones como secretaria y fue contratada como personal local por tener residencia en ese país; sin embargo, no goza de ningún cargo o jerarquía diplomática, aclaró la fuente consultada.

La plataforma “Bolivianos por la democracia” se comunicó con la redacción de OPINIÓN para hacer conocer que existe molestia entre la colectividad boliviana en España por la designación de agentes consulares, quienes presuntamente fueron nombrados a sugerencia de Carvajal Donoso, un político perseguido por la Justicia boliviana por su participación en la masacre de Octubre Negro, en 2003.

Carvajal Donoso y Ayaviri son, además, exsuegros de Gabriela Zapata, quien fuera novia de Evo Morales y, en 2016, centro de un escándalo de corrupción, tras haberse adjudicado, en su calidad de gerente de la empresa china CAMC, de millonarios contratos estatales durante el Gobierno del MAS.

Zapata estuvo casada con Hugo Carvajal Ayaviri, hijo de Carvajal Donoso y Ayaviri. Esta última fue implicada en las investigaciones por corrupción. En abril de 2016, Lenny Valdivia, entonces ministra de Transparencia, pidió que Ayaviri fuera convocada para declarar porque su hijo la había incriminado en la comisión del delito de legitimación de ganancias ilícitas.

“El exesposo de la señora Gabriela Zapata ha aportado importantes elementos. Uno de ellos, los bienes inmuebles que compraron en ese corto tiempo de vida conyugal; jamás él ha sabido el origen de los dineros. Lo más grave es que la señora Zapata haya entregado dineros a la exsuegra y le haya hecho comprar el inmueble a nombre de una hija menor. Eso se llama lavado de activos”, informó Valdivia en una entrevista con Cadena A citada por la Agencia de Noticias Fides.

Gabriela Zapata fue condenada a 10 años de prisión por legitimación de ganancias ilícitas, asociación delictuosa, falsedad ideológica, uso de instrumento falsificado, contribuciones y ventajas ilegítimas y uso de bienes y servicios públicos.

PERSEGUIDO POR ‘OCTUBRE NEGRO’

Hugo Carvajal Donoso, cuota del MIR en el segundo Gobierno de Goni, en el que fungió como ministro de Educación, fue procesado, al igual que otras autoridades de esa gestión, por el caso “Octubre Negro”. Muchas de ellas buscaron asilo fuera del país, en su caso, se asiló en España.

En diciembre de 2019, el exministro le dijo a El Deber que deseaba retornar a Bolivia; sin embargo, aclaró no confiar en la Justicia del país. “No quiero ser presa a mi retorno de jueces en su mayoría elegidos por su afinidad y sumisión al régimen autoritario anterior”, puntualizó.

El mismo mes, Elizabeth Ayaviri dijo a Página Siete que ella y su esposo tenían el deseo de retornar a suelo boliviano  “Amamos Bolivia,  por eso vamos a volver. Es el lugar que nos vio nacer y queremos que sea el lugar que nos vea morir”, dijo.

Hace más de diez años, la pareja Carvajal–Ayaviri vive en España y, desde hace pocos meses, la mujer ingresó a trabajar en la Embajada de Bolivia de ese país, lo que fue observado por los connacionales que residen allá.

CRÍTICAS A LONGARIC

Los migrantes en el país ibérico observan que la designación fue avalada por la canciller Karen Longaric, a quien llaman a explicar cómo fueron elegidas las personas que ocupan cargos diplomáticos en la Embajada boliviana en España.

Esta denuncia se suma a otras contra Longaric, cuyo accionar ha sido observado por la compra de los respiradores españoles con sobreprecio, gestionados, en alguna medida, por el cónsul de Bolivia en Barcelona, David Alberto Parada Lozada, quien, además, es familiar de una candidata a la Asamblea de Juntos (el partido de la presidenta Áñez) y de un alto funcionario de la Aduana.

A la Canciller también se le ha cuestionado por la designación para cargos diplomáticos de supuestos amigos familiares.