Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 12 de abril de 2021
  • Actualizado 02:23

Defensa del Consumidor anuncia juicios a dueños de funerarias que infrinjan normas

Debido al alto número de fallecidos por la COVID-19 que superaró la capacidad de entierros en los cementerios del país, las empresas tienen acumulados a los cadáveres en ambientes improvisados y sin los protocolos de salubridad.

 

El viceministro de Defensa del Consumidor, Jorge Silva, en Buena Noche.
El viceministro de Defensa del Consumidor, Jorge Silva, en Buena Noche.
Defensa del Consumidor anuncia juicios a dueños de funerarias que infrinjan normas

El viceministro de Atención al Consumidor, Jorge Silva, anunció que se iniciarán procesos penales contra los propietarios o administradores de las funerarias del país que infrinjan con las normas de salubridad, los protocolos y los reglamentos que rigen en el país.

Consideró que algunas empresas, debido al alto número de fallecidos con COVID-19,  improvisan algunos ambientes como “depósito de cadáveres” constituyéndose en un “atentado a la salud pública” porque existe el “alto riesgo de contagio” al personal que trabaja en las funerarias y las personas que están cerca del recinto.

“Lo que procede es la clausura de la funerarias y se inicie una acción penal. Es así que se han conducido a dependencias del Ministerio Público a los propietarios y administradores de estas empresas”, dijo Silva en comunicación con Buena Noche de OPINIÓN.

La autoridad explicó que en algunos casos se procedió a aplicar sanciones económicas (10.000 UFV), en otros casos una advertencia y en otras la conminatoria para regularizar sus servicios según los protocolos y reglamentos vigentes en el país.

Silva aseguró que los cementerios en el país se convierten en un “cuello de botella” al no tener la capacidad de enterrar o cremar a los difuntos con coronavirus.

Ante este panorama, las funerarias superan su capacidad y tienen a los cadáveres en espera para que lleguen su turno y eso genera los focos de infección.

“Además, de este drama, los cementerios jardín cobran por un entierro o una cremación entre 2.000 a 10.000 dólares. En un campo santo público 710 bolivianos, pero tienen que acudir a través de una funeraria y te cuesta desde 3.000 bolivianos hasta 2.000 dólares”, explicó Silva.

Esta dura realidad que viven cientos de familias en el país y la desesperación por salvar a sus seres queridos los hace “presa de los malos proveedores que están lucrando con la salud de la población y la vida de la gente” a quienes no les tiembla la mano para cobrar montos altos.

Pero la especulación de los precios no solo son con las funerarias, sino también con la compra de medicamentos y atención médica en las clínicas.

La autoridad pide que los gobiernos departamentales y municipales realicen los controles respectivos para evitar la especulación en los precios y cumplan con las disposiciones de la Agencia Estatal de Medicamentos y Tecnologías en Salud (Agemed).

Silva pide a la población hacer la denuncia ante las autoridades pertinentes (Gobernación y Alcaldía) para sancionar a los especuladores. Asimismo, se puede llamar a la línea gratuita 800 10 0202 para hacer las denuncias.