Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:32

INFORME

Cuenca del Amazonas, que incluye Bolivia, sufre la escasez de lluvias más dura en 40 años

En Amazonas, por ejemplo, las precipitaciones oscilaron entre 100 y 350 milímetros por debajo de lo normal, lo que corresponde a aproximadamente la mitad de lo esperado para la región.

Vista de la cuenca del Amazonas/. ARCHIVO
Vista de la cuenca del Amazonas/. ARCHIVO
Cuenca del Amazonas, que incluye Bolivia, sufre la escasez de lluvias más dura en 40 años

En 2023, los nueve países de la cuenca del Amazonas registraron los volúmenes de precipitaciones más bajos en más de 40 años durante los meses de julio a septiembre. Según una reciente investigación del Centro Científico de la Unión Europea, la situación afectó a los ríos y a la biodiversidad, especialmente en las cabeceras de los ríos Solimões, Purus, Juruá y Madeira, todos en la región centro-sur del estado de Amazonas, hasta las zonas más Países del Sur: Sur de la selva, Perú y Bolivia.  

En Amazonas, por ejemplo, las precipitaciones oscilaron entre 100 y 350 milímetros por debajo de lo normal, lo que corresponde a aproximadamente la mitad de lo esperado para la región.

El estudio del Centro Científico de la Unión Europea también confirmó que, de agosto a noviembre, una serie de olas de calor elevaron la temperatura a un récord para esta época del año. Las temperaturas máximas en estos meses estuvieron entre 2 grados centígrados (°C) y 5°C por encima del promedio histórico.

Según el último boletín sobre sequía, publicado por el gobierno de Amazonas el pasado sábado (23), los 62 municipios del estado permanecen en situación de emergencia, con más de 630 mil personas afectadas por la sequía hasta la fecha.

Entre los principales problemas agravados por el clima de este año, el centro científico señala: el peligro para la vida de los animales, el aumento del riesgo de incendios y el descenso del nivel de los ríos, que dificultan la movilidad de las comunidades ribereñas y el acceso a bienes de primera necesidad.

El estudio de la Unión Europea sugiere además la necesidad de una respuesta regional integral, más allá de las fronteras nacionales. Los pronósticos indican que se espera que en 2024 continúen condiciones más secas y cálidas, debido principalmente a la continuación de El Niño, que es el calentamiento de las aguas del Océano Pacífico.

Alerta de Visión Mundial

Las intensas olas de calor y la sequía causadas por El Niño están reduciendo críticamente los niveles de agua en el río Amazonas y sus afluentes, diezmando la población de peces, limitando el riego de cultivos y el transporte para garantizar el suministro de agua y alimentos. Ante este panorama es inminente una crisis alimentaria en la cuenca del Amazonas. 

En las últimas dos semanas, el nivel del río Amazonas en Manaos, Brasil (capital del estado de Amazonas) bajó siete metros. El oxígeno limitado y las temperaturas más cálidas del agua están matando a los peces, que son el alimento básico en la dieta amazónica. "La capacidad de transporte se redujo en un 40% durante las últimas dos semanas, dejando a comunidades enteras sin suficientes suministros de alimentos y agua e impidiendo que los niños y niñas puedan ir a la escuela, ya que los botes son el principal medio de transporte", explica Joao Diniz, líder regional de World Vision América Latina y el Caribe.