Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de enero de 2021
  • Actualizado 07:58

La cuarentena cambió los hábitos de los alteños, ahora ocupan gran parte del tiempo en su hogar

Zenobia-Mollisaca,-en-su-puesto-de-venta-de-pan.-
Zenobia-Mollisaca,-en-su-puesto-de-venta-de-pan.-
La cuarentena cambió los hábitos de los alteños, ahora ocupan gran parte del tiempo en su hogar

La medida de prevención contra el coronavirus es acatada por los ciudadanos alteños, pese a que en algunos sectores mostraron resistencia, sin embargo, a la fecha la población optó por el camino de cuidar su salud y no poner en riesgo su vida ante el COVID -19.

La ciudad de El Alto con más de un millón de habitantes es considerada la segunda urbe con mayor densidad poblacional del país, la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) informa que hasta la fecha existen más de mil barrios y otros que están en etapa de consolidar su personería jurídica para ser tomados en cuenta en el Plan Operativo Anual del municipio.

El vecino alteño por naturaleza es madrugador, en tal sentido, una gran mayoría de la población sale de su domicilio para llegar hasta su negocio que es fuente de ingresos, un porcentaje menor goza de un sueldo fijo en alguna institución o empresa. Al caer el sol, ellos vuelven a sus hogares.

Esa era la rutina que tenían hasta hace poco los vecinos alteños, sin embargo, la cuarentena total por el coronavirus cambió drásticamente ese modo de vivir. OPINIÓN conversó con algunos ciudadanos quienes contaron cómo ocupan su tiempo en esta época.

Raúl Flores es transportista del sindicato Unión y Progreso. Cuenta que hasta antes del 22 de marzo todavía podía salir en su minibús a ganar algo de dinero para solventar los gastos de su familia, pero, desde que los controles fueron más estrictos ocupa su tiempo en poner a punto su vehículo para que cuando vuelva la normalidad su motorizado esté en perfectas condiciones, al margen de aquello realiza trabajos de mantenimiento en el sistema eléctrico de su domicilio.

Pedro-Mamani,-un-transportista-de-El-Alto.

Pedro Mamani transportista de carga pesada señala que las restricciones por el coronavirus en Chile mermaron sus ingresos por lo que determinó estacionar su camión junto a su domicilio en la zona Villa Primavera, donde también realiza algunos trabajos de mecánica para que su vehículo este siempre listo para emprender viaje, entre tanto comparte con sus nietos películas y ayuda en los quehaceres de la casa, también le dedica tiempo a la jardinería.

Zenobia Mollisaca, dueña de una panificadora, cuenta que antes en su negocio el trabajo empezaba a las ocho de la mañana para tener listo 3.000 unidades de pan al medio día y luego entregar el producto a las tiendas de barrio, pero por la actual coyuntura, empieza su labor a la una de la madrugada para terminar de producir a las 10:00 antes de medio día el pan es comercializado. Cree que la cuarentena hizo que la ciudadanía tome sus previsiones y ahora se abastece de los productos de la canasta familiar en horarios que hasta hace poco no eran  comunes.

_Elizabeth-Suntura,-atiende-a-una-'caserita'-en-su-venta-de-verduras.

Elizabeth Suntura se dedica a la venta de legumbres. Sale de su domicilio antes de las cinco de la madrugada para dirigirse a la avenida Panorámica donde adquiere hortalizas directamente de los productores, para luego trasladarlos a las ferias populares y venderlos al raleo. Su rutina no cambió mucho por la cuarentena, toda vez que para evitar retrasos por cualquier circunstancia sale de madrugada para tener sus productos listos a la hora de que sus caseras vayan en busca de ellos, porque ahora las compras se las hace más temprano para evitar aglomeraciones. Durante el resto de jornada se dedica a pelar papas, zanahoria y otras hortalizas para ofrecer el producto a un precio un poco más alto a quienes quieren ahorrar tiempo a la hora de cocinar los alimentos.

Como los anteriores entrevistados, miles de alteños dedicados a diferentes rubros cambiaron su rutina a causa de las restricciones que emitió el Gobierno transitorio para evitar el avance del coronavirus que hasta la fecha ya registró a más de 100 personas con diagnóstico positivo, la población coincide en que es necesario quedarse en casa y mantener hábitos de higiene para poner un alto al coronavirus.