Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 02 de julio de 2022
  • Actualizado 22:23

COVID: cuarta ola deja 406.638 contagios y 2.779 muertes; sigue la vigilancia activa

Una mujer recibe una vacuna contra el coronavirus. DICO SOLÍS
Una mujer recibe una vacuna contra el coronavirus. DICO SOLÍS
COVID: cuarta ola deja 406.638 contagios y 2.779 muertes; sigue la vigilancia activa

El Ministerio de Salud y Deportes oficializa que Bolivia está en la quinta ola de COVID-19 y que continuará con la estrategia de vigilancia epidemiológica activa para enfrentarla.

El titular de esta cartera de Estado, Jeyson Auza, a tiempo de informar de un incremento del 24% en los casos positivos, con relación a la semana pasada, dio a conocer las cifras que dejaron las cuatro olas anteriores en cuanto a casos positivos y fallecidos.

Si bien las cifras son mayores, en la comparación entre la primera y cuarta ola, destacó las estrategias para proteger la salud de la población y que se replicarán en esta quinta ola. Mencionó que la clave será la vacunación para controlar el ascenso de casos.

Según el reporte, la primera ola, del 10 de marzo al 28 de noviembre de 2020, se tuvo un total de 144.592 casos mientras que la cuarta, del 26 de septiembre de 2021 hasta la pasada semana, fueron 406.638. Con relación a los decesos se empezó con 9.005, que representan el 6.2% de letalidad y en el último periodo fueron 2.779, el 0.7%. 

También informó de la vacunación con 13.928.305 dosis y que en total el país adquirió 22.5 millones.

Resaltó la detección de 65.765 casos y que se evitaron al menos 337.728 nuevos contagios, “trabajo que incidirá en la quinta ola para evitar el crecimiento exponencial de casos”.

“Esto  no es producto de la generación espontánea, es gracias a más de 4.3 millones de pruebas adquiridas y gracias a 18 laboratorios estatales funcionando para realizar las pruebas PCR”, manifestó.

En el informe de la semana 22, confirmó que Beni, Pando, Cochabamba, Tarija, La Paz y Oruro, tienen un incremento de casos mientras que Santa Cruz, Chuquisaca y Potosí muestran un leve descenso.

Recomendó a la población extremar las medidas de bioseguridad con el uso correcto del barbijo, lavado constante de manos y distanciamiento social.

Desde el sector del magisterio urbano del país piden adelantar las vacaciones de inverno y volver a las clases a distancia. La demanda se da principalmente en La Paz y El Alto.

Entre tanto, el conflicto con el sector de salud continúa sin solución. La semana pasada hubo un paro de 48 horas pidiendo la atención del Gobierno. Alistan un paro de 72 horas para los próximos días. 

Según Auza, el Gobierno nacional “no negociará” el derecho a la salud con los “dirigentes políticos de los médicos” y asegura que utilizan el gremio con fines personales, arriesgando la vida de los bolivianos. Dijo que se responderá a las amenazas con “más trabajo, más vacunación, mayores pruebas, más personal de salud, más hospitales, más centros de radioterapia y medicina nuclear”.