Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 27 de enero de 2022
  • Actualizado 06:43

COVID: 10 escándalos marcaron primer mes de ‘nueva normalidad’

En marzo de 2019, la pandemia comenzó a dejar muerte y dolor tras develarse la situación del sistema de salud, pero también los bolivianos expresaron su miedo de formas inimaginables.
El control militar en los centros de abasto y la venta de plantas medicinales.  DICO SOLÍS
El control militar en los centros de abasto y la venta de plantas medicinales. DICO SOLÍS
COVID: 10 escándalos marcaron primer mes de ‘nueva normalidad’

Hace un año, el coronavirus COVID-19, una enfermedad que inició en la ciudad china de Wuhan, llegó al país y solo el mes de marzo de 2020 obligó a los bolivianos a vivir en una “nueva normalidad”, en la que se registraron 10 escándalos por el temor a la muerte y el dolor que provoca esta enfermedad.

El contagio en el país fue inminente y el 10 de marzo, la pandemia llegó desde otro continente, por lo que desde el Gobierno se activaron 11 medidas.

La población vivió de cerca los efectos del coronavirus. Estos son los 10 hechos que marcaron la vida, que no volvió a ser igual después de 115 contagios y 7 personas fallecidas.

1. Comienza la compra masiva de barbijos, alcohol en gel, lavandina y otros productos de limpieza que forman parte de las medidas de bioseguridad promovidas por los profesionales médicos. En Oruro, un padre de familia y su hijo fueron agredidos por los propietarios de una farmacia que no quisieron venderles barbijos. Tras el hecho, uno de ellos fue arrestado por la policía y le dieron detención domiciliaria.

2. Bloqueo de acceso a hospitales por parte de los pobladores al enterarse de que hasta esos centros médicos fueron trasladados pacientes con el virus. Las especulaciones sobre los contagios llevaron a acosar a los enfermos y sospechosos e incluso al personal de salud en sus domicilios. En un caso, presionaron a una trabajadora para que abandone el departamento que alquilaba.

3. Familias peregrinan por enterrar a sus muertos. En Santa Cruz, los vecinos de un cementerio impiden el ingreso de una mujer que falleció por coronavirus.

4. Protestas y manifestaciones en diferentes regiones del país solicitando diferentes acciones al Gobierno para encarar la pandemia. Al grito de “tenemos hambre” marcharon en Riberalta (Beni) y rompieron la cuarentena rígida.

5. El 19 de marzo, un paciente que se encontraba en observación y debía permanecer en aislamiento en Cochabamba trató de huir. Fue atrapado al intentar realizar un viaje hasta la ciudad de Oruro.

6. Durante un bloqueo en el puente internacional de la frontera con Argentina, una persona se prendió en llamas en protesta por la expansión del coronavirus y ante el temor de que por esa ruta ingresen los portadores de la enfermedad.

7. En Cochabamba, se informó que una pareja con la enfermedad asistió a un matrimonio, donde había 300 invitados, en el municipio de Santiváñez. La fiesta se prolongó por dos días. Ante la alerta, se dispuso la cuarentena inmediata.

8. Dos comerciantes de La Paz fueron sentenciados a cárcel por el agio y especulación de insumos de higiene. Desde el Gobierno prometieron mayores controles.

9. Dos comerciantes de La Paz fueron sentenciados a cárcel por el agio de insumos de higiene. Desde el Gobierno prometieron mayores controles.

10. El Tribunal Supremo Electoral (TSE) decide postergar las elecciones que estaban previstas para el mes de mayo, de manera indefinida.

De la cuarentena rígida al Plan Estratégico

El gobierno de Jeanine Áñez enfrentó la pandemia del coronavirus, en su primer mes, con 11 medidas, que pasan principalmente por la decisión de implementar una cuarentena rígida, cerrar fronteras, suspender las actividades educativas y la implementación de medidas económicas, entre otras.

En la gestión de casi cuatro meses del presidente Luis Arce, se apuesta por un Plan Estratégico de Lucha contra el COVID-19, que se basa en tres pilares: el diagnóstico temprano, coordinación con los diferentes niveles y la vacunación masiva. 

El ministro de Salud, Jeyson Auza, considera que la cuarentena tuvo un efecto negativo en la economía del país y de los bolivianos, así como el incremento de la población que se dedica a la informalidad. Destacó que en esta gestión no se haya aplicado la cuarentena rígida y que los casos estén en un proceso de desescalada.

Por su parte, el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, afirmó, según ABI, que el confinamiento fue un sacrificio en vano de la población y una medida con fines políticos para postergar las Elecciones Generales del año pasado.

"Lo que sucedió en realidad fue que se le exigió un fuerte sacrificio al pueblo boliviano, se pusieron en riesgo nuestros emprendimientos económicos, la economía del país, y en realidad no se cumplió con el fin, que era poder incrementar la capacidad de respuesta a la situación", añadió.

En el mes de marzo de 2020 se decretó una situación de emergencia nacional por el brote del coronavirus, se declaró cuarentena total y el cierre de fronteras. En el mismo periodo, se cancelaron clases presenciales, se prohibieron eventos grandes, transporte público y privado, actividades económicas, culturales, sociales y otros. También se restringe la jornada laboral y el comercio.