Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 17:58

URGE LA VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA

Coronavirus, dengue e influenza: la temible combinación en invierno

Para evitar la sindemia, presencia de dos o más epidemias al mismo tiempo, es importante que la población cumpla las recomendaciones para prevenir la COVID-19, anule las posibles fuentes de proliferación del mosquito Aedes Aegypti y se vacune contra la H1N1.
Imagen referencial de una prueba de laboratorio para influenza. ARCHIVO
Prueba de laboratorio para influenza.
Coronavirus, dengue e influenza: la temible combinación en invierno

Mientras que la prevalencia de casos de COVID-19 y las insuficientes condiciones del sistema de salud para atender esta pandemia mantienen confinados a los cochabambinos en sus domicilios, se cierne sobre el departamento una posible “sindemia”, que puede traer consecuencias negativas en la salud de sus pobladores.

El virus del SARS-CoV-2, coronavirus que causa la COVID-19, llegó a Cochabamba en marzo, cuando los casos de dengue estaban presentes en varios municipios –de enero a marzo se diagnosticaron a tres mil enfermos- y había algunos reportes de brotes de influenza o H1N1.

La sindemia es la coexistencia, durante un periodo y en un mismo lugar, de dos o más epidemias que comparten factores sociales, de tal modo que estas se retroalimentan entre sí.

Por eso, ahora que se está ingresando a la época invernal, con el descenso de las temperaturas, se ha encendido la alarma entre los especialistas médicos, ante la posibilidad de que se presente, simultáneamente, dos epidemias adicionales a la del nuevo coronavirus en Cochabamba: dengue e influenza. Les preocupa el impacto en la salud de las personas que puedan estar contagiadas de dos enfermedades al mismo tiempo.

Según el especialista en epidemiología y actual director del Servicio Departamental de Salud (SEDES), Yercín Mamani, actualmente no hay una sindemia en la región, pero sí existe la posibilidad de que se incrementen los brotes de dengue e influenza –pudiendo convertirse en epidemias- si es que no se toman preventivas, lo antes posible.

“Actualmente, la única epidemia que tenemos es la del COVID-19, puesto que, de acuerdo a los últimos reportes, los casos de dengue e influenza en Cochabamba se encuentran dentro de los parámetros estimados para las semanas epidemiológicas de cada año -explica Mamani-. No obstante, los factores de riesgo existen y se debe actuar rápido”.

Para la autoridad del SEDES es importante que la población tome conciencia de la presencia de estas tres enfermedades y que cumpla las recomendaciones para evitar su contagio.

En el caso del dengue, el responsable del Programa Malaria del SEDES, Efraín Vallejo, exhortó a los cochabambinos que eliminen los criaderos del mosquito que transmite esta enfermedad, como ser llantas viejas, recipientes con agua estancada.

En cuanto a la influenza,  Antonio López, médico neumólogo, en repetidas oportunidades, explicó que más allá de la COVID-19, hay otras enfermedades que coexisten, como la influenza y la neumonía, por lo que destaca la importancia de la inmunización de la población.

La influenza o gripe H1N1 es una enfermedad respiratoria viral aguda altamente transmisible y tienen síntomas parecidos a la COVID-19, por lo que puede generar confusión cuando comience a circular a partir de este mes o junio.

Sobre este tema, el Director del SEDES, anunció que, desde este martes, se comenzará la vacunación en Cochabamba contra la influenza a los grupos de riesgo, como personas de la tercera edad, personal de salud y niños menores de cinco años.

Con estas medidas preventivas se busca evitar que tres epidemias compliquen más aún la salud de los cochabambinos.